Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Eruca Sativa

No pueden callar la voz

Cronista: Juani Lo Re | Fotos: Nacho Boullosa

03 de Octubre, 2015

 No pueden callar la voz

En el primer Luna Park de su trayectoria, Eruca Sativa desplegó todo su poderío eléctrico ante unas seis mil personas.

Con una escenografía pensada especialmente para la ocasión, Eruca Sativa colmó el Palacio de los Deportes y paseó por los diferentes climas musicales que ofrece su discografía. La puesta contó con un A-Stage bien alto para el baterista Gabriel Pedernera, un B-Stage para la guitarrista y cantante Lula Bertoldi y la bajista Brenda Martin, y dos pasarelas que atravesaban el campo para que las chicas se acerquen más al público.

Las luces se apagaron pasadas las 21 y por las pantallas se pudo leer la inscripción escrita en código morse “No pueden callar la voz”, una suerte de leit motiv de la banda. Luego de una original intro con un trío de percusión, Eruca arrancó con “Fuera o Más Allá”, y siguieron con “Paraíso en Retro”, “El Genio de la Nada” y “La Carne”, antes de un parate inesperado por la rotura de una de las vallas.

El accidente sirvió para que Lula brinde consejos de seguridad al público, -que en el fervor de los recitales nunca está de más recordarlos-, y también para que Gabriel improvise un solo de batería acompañado por un slap de bajo de Brenda. Rápidos e ingeniosos para calmar a la impaciente masa.

La versión heavy de “Eleanor Rigby” de The Beatles reanudó el show, que terminó su primera mitad con “Corazón Delator” de Soda Stereo, en la que no faltaron los cánticos recordando a Gustavo Cerati. La parte más tranquila del recital, bautizada “Huellas Digitales”, fue con los tres músicos bien juntos para tocar “Mi apuesta” y “Tu trampa”.

Luego de la hermosa “Amor Ausente” llegó el tramo eléctrico del concierto. El tema nuevo, “Nada Salvaje”, sonó por primera vez en vivo, y el gritómetro en las pantallas parecía explotar por cada alarido de Lula. “Agujas” comenzó la despedida, que fue con “Queloquepasa”, “Desdobla” y “Magoo”.

A diferencia del concierto en el Teatro Ópera el año pasado, donde Eruca Sativa mostró su originalidad con un show orquestado, con asientos y muchos invitados, en el Luna Park volvieron a sus raíces. Los tres solitos se la bancaron en un poderoso show de dos horas, mostrando que la banda, todavía, tiene ganas de ir por más.

TODAS LAS FOTOS