Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Satan Dealers

Estilo, clase y distinción

Cronista: Ariel Andreoli | Fotos: Diego Carnevale

10 de Octubre, 2015

Estilo, clase y distinción

Satan Dealers presentó en Niceto su nuevo disco, La eternidad en una hora, con algunos invitados de honor y dando cátedra de cómo hacer que una banda de rock suene salvaje y sutil a la vez.

Niceto Club es un lugar para ir a ver buenos recitales, mucho más cuando se trata de la presentación de un disco. Por esa razón, la gente fue llegando desde temprano para comprar lo nuevo de Satan Dealers (larga vida a esos varios vinilos que asomaban en el mini stand) y para ver a las bandas teloneras.

El plato fuerte de la previa era The Tormentos. “Esta es la presentación del disco de los Dealers, y los vinimos a acompañar”, disparó el frontman mientras el rock surfer instrumental se apoderaba de los cuerpos que no paraban de bailar. Una presentación estupenda del grupo lookeado con camisas rojas, dejando todo servido para que los principales la rompan.

Y ellos no fallaron: para las 22.30, una introducción, el humo artificial y las nubes en las pantallas de fondo aparecieron sobre el escenario para que luego salgan los Satan Dealers a detonar cabezas. La primera canción fue la brutalmente espectacular “Oscuros Muros”, el primer corte de su nuevo trabajo La eternidad en una hora. Rudeza sonora en sólo tres minutos. Pegadito le siguió, “Luces”, con el bajo como estandarte.

La lista de temas repasaba su discografía, tanto sea en inglés (como en las primeras épocas) o en castellano. En cualquier caso, la voz de Adrián Outeda resaltó siempre, y se complementaba bien con el resto de la banda.

El primer invitado de la noche fue un viejo conocido para todos: el ex D-mente Lisardo Álvarez, -el guitarrista que grabó el álbum El ardor de los perfumes prohibidos- subió al escenario a interpretar “No hay amigos en este tren”, “Me tapa el aire” y “Nada tiene por qué”, un set festejado por los fans que se cantaron todos los temas del disco editado en 2007.

Después de que el cantante se encargara de agradecer a aquellos que hicieron posible la fecha, el grupo se despachó con canciones nuevas como “Kilómetros de Papel” y “El Tentempié. “El Círculo No es Redondo”, aseguró Outeda, mientras Fico Piskorz, guitarrista de Massacre, se acomodaba como segundo invitado, para hacer con una electroacústica “The circle is not round”.

El tercer y último invitado fue el ilustre Pez y (ex) SiempreternoAriel Minimal, quien subió a rockear como mejor sabe junto a su viola negra de alto voltaje. Entre las canciones que hicieron juntos, la versión ultra guitarrera de “No afines puntería sobre mí”, y la genial (y casi propia) “Marea Alta” fueron de los puntos más altos de la noche.

Para la despedida, todo fue fuerza y delirio: primero, una versión rocker hitera de “Detrás del sol”, para luego cerrar la noche con “Se paraliza en mí”, dos de esas canciones que te hacen mover el cuerpo sin parar.

La presentación del disco nuevo de los Satan Dealers fue una explosión mental. Ellos prometieron la eternidad en una hora, pero la hora cuarenta que duró su show, los punteros del rock supieron ir más allá.

TODAS LAS FOTOS