Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Viticus

Lealtad al rock

Cronista: Nahuel Perez | Fotos: Barbara Sardi

17 de Octubre, 2015

Lealtad al rock

La banda liderada por el ex bajista de Riff descargó toda su música de alto octanaje en un show de más de dos horas en el Teatro Vorterix, donde el Canciller del Rock recibió todo el afecto del público más fiel de la Argentina.

Víctor “Vitico” Bereciartúa se puso al volante y con la promesa de la primer canción, “Que sea rock”, encendió los motores de un show intenso, emotivo y ejemplar desde el sonido. Pegadito sonó “Mal romance”, también de Riff, la banda fundante del hard rock argentino que compartió con Pappo, y “Últimamente” del Viticus, el primer álbum con su nuevo proyecto, editado en 2003.

Por el lado del recuerdo, el Canciller puso en pista algunas de las canciones más recordadas de su carrera junto al inolvidable Carpo: “No detenga su motor”, “Ruedas de metal”, “No obstante lo cual”, “Sucio y desprolijo”, “Profanador de tumbas” y “Macadam 3, 2, 1, 0”, entre otras.

De su propio taller, Viticus tocó “Esta noche hay rock & roll” de Súper (2006), y para “Hoy no hago nada”, también del primer disco, Ciro Pertusi compartió cabina con el Canciller en la primer emoción fuerte de la noche. Otro momento único lo marcó el nieto del eterno bajista, Felipe Bereciartúa, que se subió a tocar la guitarra en “Sube a mi Voiture”.

“En la ciudad del gran río”, el clima especial lo puso un gaitero en vivo, mientras que “El gallo” y “Mi nuevo Chevrolet” ambos del primer disco, y “Busco otra forma”, de Súper, fueron recibidos con la misma algarabía que cualquiera de los clásicos de Riff. En otro gran momento de la noche, la banda le dedicó a Vitico “Un legendario” -de Viticus III, 2008-, en la que estuvo como invitado Nicolás, el hijo del Canciller que dejó la banda el año pasado.

Cuando la noche ya estuvo a punto y regulando, Viticus dio una acelerada final para cerrar a toda carrera con “Mucho por hacer”, “El forastero” y “La espada sagrada”, todas de la cosecha de Riff.

El Canciller del Rock, apodo que le diera Pappo muchos años atrás, es un título que hoy le queda perfecto a Vitico, a su estilo, su historia, y a las canciones que son el legado más vívido que un músico puede tener de su paso por este mundo. Su banda y su gente son un claro emblema de la lealtad al rock más cierto.

TODAS LAS FOTOS