Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Kapanga

Una fiesta inolvidable

Cronista: Nahuel Perez | Fotos: Nacho Boullosa

07 de Noviembre, 2015

Una fiesta inolvidable

Kapanga celebró 20 años de carrera con un enorme concierto en el Luna Park. El grupo de Quilmes repasó los éxitos de siempre y presentó canciones de su próximo disco, Motormúsica, ante un público incondicional y al palo.

La gran gira nacional que la banda de Martín “Mono” Fabio, “Maikel” de Luna Campos, Javier “Memo” Manera, Claudio Maffia y Mariano “Príncipe” Arjones dio durante los últimos meses tuvo su broche de oro en el emblemático lugar donde Martín Karadagian y sus Titanes en el Ring brillaron décadas atrás. Las dos horas y medias de celebración comenzaron con “El universal” de Operación Rebenque (2000), “En el camino” de Botánika (2002), y cómo no podía ser de otra manera, “Ramón” del disco debut A 15 cm de la realidad (1998), pero la fiesta kapanguera había empezado horas antes con un enorme pic-nic canábico en la Plaza Roma.

Con “Caballero Rojo”, también del exitoso primer disco, la seguridad del Luna Park debió habilitar los accesos al Pullman por el total desborde del campo que había sido unificado con las cabeceras. El festejo siguió con el amor desmesurado del público traducido en el mayor agite que haya visto el Luna en mucho tiempo.

Entre el desfile de canciones y discos que hicieron la historia de Kapanga sonaron “Bailarín asesino” y “La taberna” ambos de Operación Rebenque, dos de los descontroles memorables de la noche; “Jefe Max”, “No me sueltes” y el hermoso “Miles de ideas” de Lima (2012), “Crece” y “Mesa 4” de Crece (2007), “Miami” de Un asado en Abbey Road (1999), y “Remolino” de ¡Ésta! (2004). De Todoterreno (2009) tocaron la celebrada “Miro de atrás” y “El albañil”, respetuosamente dedicada a la memoria de Marcos “Waldo” Suñer, fallecido el 17 de febrero de este año en un recital de la banda en San Rafael.

Del disco nuevo, adelantaron “Motormúsica” que dará nombre a la placa, “Gauchito Gil”, una oda heavy metal a la popular figura mística, y “El arte de mentir”, perfectamente adecuado al clima político que se vive actualmente en Argentina.

Sin duda, uno de los momentos más emocionantes fue “Me mata”, con Carli Jimenez –hijo de la Mona- para un pogo grande como el Luna Park, que terminó por romper algunas vallas y produjo una pequeña interrupción del show. Otro momento inolvidable fue cuando el Mono Fabio aprovechó el impase para pedirle a su esposa renovar nupcias, con anillos y todo.

Entre los invitados de la noche estuvieron Tobías Fabio, hijo del Mono, para interpretar “Demasiado”, Bianca Maffia, hija del baterista, para ponerle voz a "Postal" y el periodista Dany Giménez, quien se subió al escenario en "Desearía". Ya en la recta final sonaron luminarias de la alegría como “Bisabuelo”, “Rock”, “La Crudita”, y para cerrar invitaron al escenario a Fernando Ruíz Díaz de Catupecu Machu a cantar el emblemático “El Mono relojero” para un descontrol total de luces, papelitos de colores y pogo. Junto a todos sus invitados, los Kapanga despidieron al público que a esta altura deliraba de algarabía.

20 años no son nada para el tango, pero para Kapanga fueron dos largas décadas de trabajo, esfuerzos y alegrías. A la vista de las evidencias, el legado más importante de esta banda será el amor incondicional de su público y sus colegas, que de manera tácita pero no silenciosa los coronaron como la banda más querida de Argentina.

TODAS LAS FOTOS