Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Pearl Jam

Pearl Jam: La Generación Dorada

Cronista: Fernando Villarroel | Fotos: Beto Landoni

08 de Noviembre, 2015

Pearl Jam: La Generación Dorada

Eddie Vedder y compañía se presentaron en el Estadio Único de La Plata en un concierto de tres horas y demostraron ser inoxidables superestrellas del firmamento musical.

Pearl Jam la rompió en La Plata. Quizás esta sentencia parezca simple y hasta demasiado sintética para describir lo que hizo la banda oriunda de Seattle en nuestro país, pero el grupo de músicos puso a sonar tan majestuosas melodías y le propuso al público un show con un alto grado de intensidad, de principio a fin, que todas las palabras para poder definir lo vivido comienzan a quedar reducidas a la mínima expresión.

Pocos minutos pasadas las nueve de la noche, el estadio apagó todas sus luces y el escenario se transformó en el faro que iluminó el sendero musical por el que todos estaban deseosos de transitar. Un camino que transportaría a todos los presentes por diversos lugares y los llevaría por todos los estados emocionales. "Pendulum", ese magnético track incluído en Lightning Bolt, fue el encargado de desatar la locura de la audiencia.

“Low light”, “Mind your manners” y “Do the evolution” fueron algunas de las canciones que se sucedieron durante los siguientes minutos y que prepararon el clima para todo lo que llegaría después. Fue en uno de esos mini quiebres entre canción y canción, el momento en que el clásico “Olé, olé, Pearl Jam” fue cantado al unísono por todo el estadio y los músicos se permitieron dejar llevar por la emoción y disfrutar de la enorme muestra de cariño brindada por los espectadores.

“Once” e “Even flow”, dos de los temas que integraron el mítico álbum Ten, también tuvieron su lugar en un setlist que no dio respiro y que incrementaba la adrenalina del público segundo a segundo. Eddie Vedder demostró, una vez más, ser el dueño de las mejores voces de la historia del rock mundial; los guitarristas Stone Gossard y Mike McCready, el bajista Jeff Ament y el baterista Matt Cameron expusieron todo su talento sobre el escenario y dejaron la sensación de que su calidad es inoxidable, tan inoxidable como el sonido que aún siguen proponiendo.

También hubo momentos para la emoción generalizada. Una versión acústica de “Imagine”, ese himno a la paz mundial creado por el inigualable John Lennon, provocó que todos encendieran las pantallas de sus celulares (emulando a aquellas llamas de encendedores que, hace unos cuantos atrás, supieron crear los momentos de alta sensibilidad en los recitales) y transformaran al estadio en un sitio mágico. “I believe in miracles” y “Better man” fueron los responsables de completar ese podio emotivo. El cierre a toda orquesta fue con “Alive”, “Baba O’ Riley“ (el cover de The Who) e “Indifference”.

El final les cerró la boca a todos aquellos que pensaron que ‘La Generación X’ no tendría un final feliz. Un cierre épico para una banda que aún pretende seguir en la búsqueda del sonido perfecto, ese que inició hace 25 años y que continúa más encendido que nunca.

 

 

TODAS LAS FOTOS