Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

La Caverna

Por el nombre del rock

Cronista: | Fotos: Diego Carnevale

13 de Noviembre, 2015

Por el nombre del rock

En su tercera vez en La Trastienda, La Caverna recorrió su discografía con un show para un público exultante que mantuvo su intensidad durante toda la noche. 

Txt. Christian Peremartí

Pasadas las nueve de la noche la luz se apagó como preludio a la gran fiesta. Los que estaban sentados en el piso formando un círculo, se pararon. Los que estaban parados, revolearon la lata de cerveza al piso y se amontonaron pegados a las vallas que los separaban del escenario. A ellos se les sumaron los que llegaban sobre la hora. Callejeros marcaba tendencia entre las remeras del público, cuando se abrió el telón por primera vez en la noche y al igual que en el último disco Posguerra (2014) el primer tema decía: “Ah, qué tal? Buen día, hombre de humo!”.

Diego Fauci comenzó a cantar y el público a coro le fue fiel a la letra en todos los temas. De a ratos, el cantante les regalaba el estribillo de un par de canciones para que ellos lo interpreten a los gritos. “Vales de besos retornables”, tema del último disco, fue entonado al pie de la letra por toda la sala, mientras las chicas iban perdiendo la vergüenza subiéndose a algún hombro amigo. 

Casi sin respiro, las canciones se metían una detrás de la otra, con sentimientos fuertes y claros en temáticas que abordaban el amor (o desamor) y la historia o política en mayor proporción. “Culpables de no morir”, dedicada a los sobrevivientes de Malvinas, fue un claro ejemplo de esto, compuesta por un pegajoso riff al igual que “Nacer para vivir”. 

“Inauguramos la etapa más intensa y linda de carrera. Pudimos recorrer el país. A un año del último disco estamos muy contentos. Se los agradecemos de corazón. Nadie va a ningún lado si ustedes no lo deciden”, expresó Diego Fauci muy agradecido en todo momento con los seguidores.  

Los instrumentos de viento como la flauta y la trompeta se adjudicaron el protagonismo en varios temas y fueron un recurso muy utilizado junto con los solos de guitarra y los riffs. El tecladista Facundo Ferreira, además de ayudar en los coros, se calzó la guitarra para interpretar en ritmo de cumbia la canción “Ahora qué le digo a la vida” y “De a poquito”. Además del rock y la cumbia, se tocó un poco de reggae en “Cielo opaco” y una cuota de chacarera en “Por el nombre del rock”.

Sólo quedaba tiempo para cantar “Ese o ese”, que terminó siendo el último tema. La estricta organización en función del cumplimiento del horario, sumada a la larga lista de temas dejó afuera la canción “Los negadores” prevista para el cierre junto con el público que cantaba “Una más y no jodemos más”.

Con 15 años de trayectoria, La Caverna, surgida en la ciudad de La Plata, dejó firme en el escenario cuáles son sus convicciones. Sus canciones adoptan riffs para darle personalidad a los temas y sus letras profundas transmiten pensamientos sólidos. Con esta fórmula, mueven un público muy joven y adaptado a las ideologías, que se alborota en los pogos con las canciones más rockeras como quedó demostrado en el escenario de La Trastienda.

 

TODAS LAS FOTOS