Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Cadena Perpetua

Una fiesta para la eternidad

Cronista: Ariel Andreoli | Fotos: Gentileza prensa

15 de Noviembre, 2015

Una fiesta para la eternidad

Cadena Perpetua festejó sus 25 de años de vida en un Luna Park repleto. Con una lista súper contundente, el grupo marcó la memoria de todos aquellos que dijeron presente, en un show emotivo, salvaje e inolvidable.

Fotos: Catalina Doval
 
Como en las viejas épocas, tres bandas funcionaron de teloneras en una especie de FestiPunk, pero bien vespertino: Mal Pasar, Superuva y Loquero supieron rockear y hacer ruido, fiel a su estilo. “¡Hay olor a Cemento acá, eh!”, resumió Chary, de Loquero, añorando veladas de los viejos buenos tiempos.  Para las 20, ya solo quedaban los miembros del staff, armando todo para el plato principal.

El clima festivo se sentía desde temprano. El público coreaba cantitos futboleros, los papás con sus nenes intercambiaban historias de viejos recitales y el stand de merchandising estaba abarrotado por fans que se llevaba todo lo alusivo a la fecha (¡y también unas reediciones estupendas en cassettes de los primeros álbumes!).

Poco después de las 21, se apagaron las luces y una introducción perfecta quedó unida a las primeras notas del eterno “Si Me Ves”, con la que Hernán Vala Valente (guitarra y voz), Edu Graziadei (bajo y voros) y Damián El Chino Biscotti (batería), decidieron abrir su Luna Park.  Los fanáticos no tardaron en hacer volar los globos, papelitos y rollos por el aire, apenas la canción llegó a su punto distorsionado.

La lista siguió cargada de adrenalina: “Buscando Salidas”, “Los Miserables”, “Por Qué?”, “Como Poder”, todos clásicos cadeneros que generaron los primeros cuerpos nadando en mosh. “Violencia” y “Culpables” sonaron pegaditos, seguidos por una versión rabiosa de “Malas Costumbres”. Las primeras canciones de su último álbum de estudio, Plaga (2010), llegaron de la mano de “Delincuentes” y “Qué mundo”, acompañada por “Sórdido” del EP editado en 2012, Armas y Opio.  

Vuela un trapo. Vuela otro sobre el escenario. De repente, son decenas de banderas que con sus frases, sus nombres, sus dibujos y sus colores, invaden el escenario. “Sabemos que hay gente que vino de la loma del orto. ¡Gracias chicos! Este show no es solamente de Cadena: ¡Es de todos!”, le dijo Vala a sus fanáticos, antes de agradecer a la radio Rock & Pop por transmitir el show en vivo para todo el país, y a las bandas teloneras, por representar al género.

Cuando sonó “Algo Personal”, más de uno recordó el video, y algunos revivieron anécdotas y recuerdos de otra época. Lo que todos compartieron, es que se trata de la canción que terminó de abrir las puertas grandes de los estadios a una banda que la luchó de bien abajo en la escena under, y se convirtió en referente de las generaciones punks posteriores. “Luisito”, de su debut homónimo de 1995, “Un Caso Más”, de segunda placa Buscando Salidas (1997), “¿Por qué parar?” y  “¿Te acordarás de mí?”, de Malas Costumbres (2003) y “Cerrar la Historia”, de Demasiada Intimidad (2006), siguieron en una lista que repasó toda su discografía.

“¡Quizás la muerte sea más larga que la vida! Si lo supieran tantos muertos, vivirían…”, salía de la voz de Valente, mientras sonaba “Vivirías”, de las mejores letras dedicadas a los sobrevivientes de Malvinas. Fiel al estilo de Cadena, sus letras ponen a reflexionar a cualquiera, por esa razón, no tardaron en llegar canciones como “Panorama”, “Milagros y Mentiras”, “El Angelito Grassioso”, “No Mires al Cielo”, “3 Historias” y el cover argentinizado de Leonard Cohen “Everybody Knows”. Mención aparte para “NN Un Jubilado” y “La Ignorancia”, festejados y cantados con tanta furia y dolor, como con pasión y fuerza.

La primera parte del show se terminaba, y mientras los papelitos volvían a volar entre la gente, la banda se despachó con versiones geniales de “Mutante”, “Pálido y Oscuro” (respetando sus vientos originales), y la tremenda “Dispara”, que le dio vida a un pogo inmenso en el estadio.

Un descanso de poco más de cinco minutos, trajo a los Cadena Perpetua a escena lookeados como en los viejos tiempos: camisa y corbata para los tres. “Sobrevivir” fue la elegida para empezar el tramo final, seguida por el canto aguerrido de Edu haciendo “La Reacción”, “Fiel Soledad” y “El Sueño del Pibe”. 
 
“Esta semana se viene picante, y yo no le voy a decir que tienen que hacer. Pero al que sea presidente háganle sentir que trabaja para ustedes, no ustedes para él”, escupió el guitarrista de la banda, antes de interpretar “23-10-99”, un tema que habla de la hipocresía de los políticos.

“¡Gracias por venir a todos! Nos hicieron cumplir un sueño!”, confesó muy emocionado Hernán Valente, antes de “De Más” y “Sigo Acá”, dos de los temas más representativos para la banda y sus fans. Después de pedirle al iluminador que prendiese todas las luces del estadio, Vala invitó al staff de la banda para la despedida: “Todo esto es Cadena Perpetua: los que estamos acá y los que están atrás. ¡Gracias!”.

Cadena Perpetua hizo lo que quiso en el Luna Park. Lo llenó, armó su propio festival, tocó 38 temas y festejó con su gente sus bodas de plata. Un cierre de gira fenomenal, para una banda que viene nutriendo a la escena punk rocker desde hace 25 años. Por su humildad y su sacrificio, nada mejor que este saludo: ¡Feliz, feliz cumpleaños Cadena Perpetua! ¡Qué los cumplas muy feliz!

TODAS LAS FOTOS