Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Pedro Aznar

Un seminario de música

Cronista: Gentileza prensa | Fotos: Barbara Sardi

19 de Diciembre, 2015

Un seminario de música

Con más de cien presentaciones en lo que va del año, Pedro Aznar coronó el 2015 en el Gran Rex, a sala llena, y con una extenso recorrido por su carrera.

Txt: Christian Peremartí

Pedro Aznar lo anunció al finalizar "Alcira y la torre", la primera canción. Iba a ser una larga noche compuesta por sorpresas y una extensa lista de temas. Acompañado de Alejandro Oliva (percusión), Julián Semprini (batería), Coqui Rodríguez (guitarra) y Tomás Fares (teclados), el multifacético Aznar se lució tocando diferentes instrumentos y varios estilos musicales.

Pedro empezó luciéndose con un solo de bajo y se paseó por los costados del escenario despertado la euforia del público, en especial los que estaban ubicados en primera fila. La acústica del teatro sumada a la profesionalidad de los artistas concibió que el sonido se reproduzca de manera envolvente y en un instante convirtió la sala en un estudio de grabación dónde la música fluía a la perfección.  

La caída empinada desde la última butaca hasta el escenario permitía una amplia visión de lo que acontecía. El público respetó su ubicación, cantó sólo cuando el artista lo pedía y brindó un aplauso tan fuerte que generaba la sensación de que cada palma se multiplicaba por diez. Un chasquido o un mínimo ruido resonaba en todo la sala y algunos fanáticos aprovecharon, sin importar el género, para soltar un “Te amo Pedro” que provocaba la risa del artista.

El concierto recorrió la discogrfía solista de Aznar, con algunas visitas a su pasado en Serú Girán y también se sumaron algunos covers. Además de tocar el instrumento que lo caracteriza, interpretó también diferentes canciones con guitarra y teclado.

“Llegó la hora de mostrar la música nueva”, dijo Aznar y le contó a los espectadores que iba a hacer tres canciones de un álbum que está próximo a salir. En el caso de la primera canción, denominada “Por la vuelta” e interpretada con su guitarra en plan solista, explicó que la letra lo sorprendió mientras manejaba en la ruta volviendo de la costa atlántica. Una melodía ranchera le apareció en la mente y le hizo acordar a su infancia cuando escuchaba con su madre a artistas mexicanos. Una semana más tarde la casualidad hizo que diera un concierto en México y tomó la decisión de interpretarla. Para su tranquilidad, fue bien recibida por el público.

Después de “Angie”, de los Rolling Stones y de “Vos sos mi amor”, presentó la gran sorpresa de la noche, describiéndolo como uno de sus hermanos más queridos. David Lebón se hizo presente en el escenario y la ovación del público fue ensordecedora. Juntos interpretaron “San Francisco y el lobo” canción de Serú Girán, y “Sunshine of your love” de la banda inglesa Cream.

Luego de un recorrido musical por varios de sus discos, Aznar presentó “Tu amor”, del disco a dúo con Charly García, como la última del concierto y al finalizarla se despidió de la gente acompañado de sus músicos. Pero las luces no se prendieron y el engaño duró pocos minutos. Al recital le faltaban todavía seis temas, entre ellos “A cada hombre, a cada mujer”, interpretada nuevamente con Lebón y “Ya no hay forma de pedir perdón”, dónde el piano y la voz parecían grabados por culpa de la gran perfección en escena. 

Para cerrar una noche de casi tres horas de música, todos los integrantes de la banda se sentaron en el borde del escenario y en una especie de fogón, dónde el sonido fue captado solo por un micrófono, Aznar cantó “Blues de la piedad”, del brasileño Cazuza, y una vez finalizada recibió la ovación tan merecida por parte de todos los presentes. 

Pedro Aznar dio un seminario de música con la interpretación de varios estilos musicales, un sonido envolvente y un profesionalismo que a lo largo de los años fue marcando su estilo. El multifacético artista dejó exultante a los fanáticos, que quedaron a la espera del nuevo disco para el 2016.

TODAS LAS FOTOS