Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

The Wailers

Canciones de redención

Cronista: Juani Lo Re | Fotos: Nacho Boullosa

04 de Febrero, 2016

Canciones de redención

The Wailers y Nonpalidece encabezaron el festival de reggae por el cumpleaños 71 de Bob Marley. También estuvieron RonDamon, Ponto de Equilibrio y Kenyatta Hill.

Nacido en Jamaica el  6 de febrero de 1945, Bob Marley fue y es, sin dudas, el mayor exponente de la música reggae, estilo que a través de sus canciones promueve el amor, la libertad, la religión y la protesta social. El jueves por la noche, con dos días de anticipación, se celebró el cumpleaños número 71 de Marley en Groove, con la presencia de The Wailers y Nonpalidece como figuras principales.

Al entrar al boliche de Palermo ya se percibían las buenas vibras y el dulce aroma del lugar. Cientos de rastafaris aguardan por sus bandas favoritas mientras toman una cerveza o enrollan un joint con habilidades de un artesano.

Los marplatenses de RonDamon fueron los encargados de abrir la velada y con los temas de su nuevo disco Si Serás (2015), redondearon una buena performance. Le siguieron Ponto de Equilibrio con toda su energía carioca, que con el gran carisma de su cantante Helio Bentes se ganaron sus aplausos.

Las primeras fallas en la organización se manifestaron en la demora entre cada set. Suena un poco ilógico tener que esperar 40 minutos entre RonDamón y Ponto de Equilibrio, y luego media hora más para los shows que siguen. Las caras de impaciencia entre el público se disimulaban cada vez menos.

Cerca de las 22, Néstor Ramljak de Nonpalidece presentó personalmente (y de paso le “prestó” su banda) al siguiente artista: Kenyatta Hill. El hijo de Joseph Hill, líder de Culture, dio un show de más de media hora con una gran energía y hablándole mucho a la gente.

El jamaiquino fue el que más sufrió los problemas de sonido, una constante en cada uno de los artistas. Durante su set, recordó a su padre, pidió por la legalización de la marihuana en “International Herb”, y tocó hits como “Behold”.

Enseguida, y como pasando la posta, Ramljak volvió a escena para arrancar el set de Nonpalidece. Si bien el show no transmitió la energía de otros de Nonpa, el público se sacó las ganas de bailar en “Tu Presencia” y “Reggae en el Universo”. “Lean mucho, formen sus opiniones y que nadie decida por ustedes. Es tiempo de manifestarnos como pueblo”, aconsejó el cantante, al mismo tiempo que Kenyatta Hill volvió al escenario y fue el invitado de lujo en “Danger Man”.

Luego de casi una hora, los de Tigre dijeron adiós con “Para donde Corrés” con una pequeña coda de “La Flor”, para que los fieles seguidores terminen cantando el clásico “y dale, dale Nonpa…”.

El mejor show lo dieron, por lejos, The Wailers. La ex banda de Bob Marley salió al escenario casi a la una de la mañana y desplegó todo su repertorio clásico de la mano del legendario bajista Aston “Family Man” Barrett.

Canciones como “Natural Mystic”, “Is this Love” y "Three little birds" fueron las primeras joyas que sonaron en el repertorio de la banda de Jamaica. La gente gastó sus últimas energías en bailar y saltar, pues a esa altura ya era muy tarde y gran parte del público se había ido del boliche.

El cantante Dwayne Anglin arengaba a los rastafaris al grito de su “Jah Rastafari!” y la corista Cegee Victory mostró mucha actitud y una poderosa voz que lamentablemente se fue apagando para las últimas canciones. El guitarrista Audrey Chisolm se lució en “Jammin’”, que cerró la primera parte del recital.

Minutos después, Anglin volvió solo al escenario con la guitarra acústica para interpretar la inoxidable “Redemption Song”, que todo el mundo cantó y hasta hizo llorar a más de uno. El final fue a puro clásico pero también con muchos defectos sonoros. Una acelerada versión de “You Could be Loved” no se pudo disfrutar del todo por la pobre acústica de Groove. Le siguió “I Shot the Sheriff”, y todo el boliche de Palermo se unió en una estruendosa voz para entonar “One Love” y dar fin al show.

Todos los años se hace el festival homenaje a Bob Marley y de más está decir que el ícono del reggae lo tiene más que merecido. Pero este no fue el mejor, con varios problemas de sonido y no del todo bien organizado. Pero por otro lado, y por suerte, las bandas presentes le pusieron toda la energía que pudieron y siempre es bueno volver a escuchar esos clásicos de Marley que tanto emocionan, de parte de su legendaria banda, The Wailers.

TODAS LAS FOTOS