Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Simply Red

Una noche para recordar

Cronista: Nahuel Perez | Fotos: Beto Landoni

12 de Marzo, 2016

Una noche para recordar

Los británicos de Simply Red se presentaron el sábado en el Luna Park con su Big Love World Tour. Tras una pausa de cinco años, la banda rememoró treinta años de carrera con una actuación impecable.

A seis años de su última visita a la Argentina, la banda liderada por el simpático Mick “Colorado” Hucknall volvió a deslumbrar al público local. El grupo basó su set en los clásicos del romance que fueron cosechando durante las tres décadas y más de 60 millones de álbumes vendidos desde aquel primer Picture Book de 1985, del cual tocaron "Look at you now" para arrancar, y "Holding back the years" más adelante. "Its only love" y "A new flame", del disco homónimo (1989), "Never never love" de Life (1995) y "Night nurse" de Friends (1998) continuaron el repaso por el recuerdo.

El Colorado Hucknall presentó a su banda en un fluido italiano, con el que se comunicó con el público durante todo el recital, porque según él, su español “es una mierda”: Ian Kirkham y Dave Clayton en teclados, el enorme Steve Lewinson en el bajo, el carismático Suzuki en la guitarra, Kevin Robinson en percusión, coros y trompeta, y Pete Lewinson en la batería, en reemplazo de Roman Roth de la alineación original. Cada uno de los músicos aportó también su voz, haciendo de los arreglos vocales una locura.

"Fairground" fue el broche perfecto para la lista principal, que dejó al público pidiendo más de la impecable voz del Colorado, para la cual los años no han pasado, y de la deslumbrante actuación de estos músicos de Manchester que sonaron impecables durante todo el recital.

Simply Red salió dos veces más al escenario. Primero, con "Money’s too tight to mention" del primer disco y "Ain’t that a lot of love" de Love and the Russian winter (1999). Para la segunda salida, dos clásicos inolvidables: "Something got me started" (Stars, 1991) y el himno definitivo de la banda, aquel que cantó hasta el policía que estaba parado a dos cuadras del Luna, "If you don’t know me by now" (A new flame, 1989).

En 90 minutos exactos, Simply Red desplegó toda su jerarquía, su carisma, apoyos visuales deslumbrantes y la precisión de unos músicos fogueados por tres décadas de soul, acid jazz, funk y pop. Sin canciones de su último disco -Big love, 2015-, la banda eligió un repertorio de clásicos en su tercer visita a nuestro país.

TODAS LAS FOTOS