Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Enrique Bunbury

Un mundo de sensaciones

Cronista: Fernanda Miguel | Fotos: Barbara Sardi

02 de Abril, 2016

Un mundo de sensaciones

El zaragozano volvió al Luna Park, esta vez, para recorrer sus 30 años de carrera junto a su álbum El Libro de las Mutaciones.

La gente se impacienta, quiere volver a vibrar una vez más con el español que con el correr de los años fue cosechando muchos adeptos en el país. Mutar, cambiar de piel, transformar, evolucionar. Por ahí, transcurre todo lo que rodea a Enrique Bunbury y a Los Santos Inocentes. 

La banda pisa el escenario y se escuchan los acordes del soundtrack de la película Lawrance de Arabia (compuesta por Maurice Jarre, allá lejos y hace tiempo). Algunos segundos después de eso, aparece el zaragozano con su impronta y hace vibrar a un Luna Park repleto, para luego emocionar a todos con "Iberia sumergida".  "El club de los imposibles" y "Destrucción masiva", completan el trío de las primeras canciones.  

"Muchas gracias por venir y acompañarnos, es un honor estar en el Luna Park otra vez y queremos hacerles un recorrido por estos 30 años de mutaciones", promete Enrique en sus primeras palabras. Las mutaciones siguen con "Sirena Varada"; los fanáticos de Héroes del Silencio están más que satisfechos, esta noche, las letras que marcaron un antes y un después en el rock de España están más que presentes y conmueven a cada estrofa. Le gritan, lo aplauden a más no poder y se quedan hipnotizados, porque si algo tiene Bunbury, es su facilidad para cautivar al público con su voz y sus canciones tan bien interpretadas.  

"Mar adentro" es otra de las canciones destacadas junto a "esa que sabemos todos" como "Maldito duende". "Lady blue" cierra el primero de los dos bises. "Es una especie de carrusel emocional cantar estas canciones y que ustedes respondan como hoy", confiesa el zaragozano ante un estadio que le pide más todo el tiempo.  "Más alto que nosotros  sólo el cielo", "El rescate" y "La chispa adecuada" son parte del primer bis; mientras que "Los habitantes", "De todo el mundo" y "…Y al final" forman parte del fin definitivo de un show que se queda para siempre en la retina de un público que tuvo todos los matices y fue un protagonista necesario para complementarse con el artista.  

Enrique Bunbury sigue desplegando su magia, sigue provocando pasiones y suspiros. Los años no le pasan, si no que lo miran desde un costado. Mientras, a base de buenas canciones, seguirá conquistando al público una y otra vez, mutando, cambiando o evolucionando.  

TODAS LAS FOTOS