Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Los Violadores

Y ahora qué pasa, eh?

Cronista: Ive Brunello | Fotos: Gentileza prensa

24 de Abril, 2016

Y ahora qué pasa, eh?

Los Violadores celebraron los 30 años de su disco más exitoso en el Luna Park, con presencia de la formación original que participó de aquella grabación.
 

Fotos: Constanza Plumari

Volvieron Los Violadores, volvió la crítica social-política, volvió el punk al Luna Park. Antes del comienzo del show ya se palpitaba el regreso. Camperas de cuero, crestas teñidas, remeras de los Ramones y Sex Pistols, esperaban por la mítica banda que volvió a los escenarios con su formación original.

A las 21, las luces se apagaron y entraron los cuatro integrantes: el cantante Pil Trafa, Stuka en guitarra, Robert Zelazek en bajo y Sergio Gramática en batería. El punk rock comenzó a todo poder con “Como la primera vez”. Pegado sonó “Aburrido divertido” mientras nadaban fans en la marea del público. Acompañado por imágenes del Che Guevara en la pantalla sonó “Somos Latinoamérica” seguida por “Cambio violento” y “Revolución inter”.

Sin dar respiro y con un repertorio basado exclusivamente en los primeros cuatro discos del grupo -Los Violadores (1983), Y ahora que pasa, eh? (1985), Fuera de Sektor (1986) y Mercado Indio (1987)-, la noche continuó con “Por 1980 y tantos”, “Moral y buenas costumbres”, y “Violadores de la ley” con unos de los pogos más intensos. “Lo que viene ahora lo tienen que cantar ustedes”, exigió Pil para el tema “Comunicado 166”… y los seguidores no defraudaron.

No fue un show más para los fanáticos de Los Violadores, ya que no sólo significó la vuelta de la banda en su formato clásico, sino que, además, el recital será parte de un CD y DVD en vivo. Con su boina característica, Pil continuó con “El corregidor”, seguidas por “Zona roja” y “Beat Africano” con un extracto de “La rubia tarada”, de Sumo. El punk anti-bélico llegó con “Auschwitz”, “Sólo una agresión”, “Bombas a Londres” y “Mirando la guerra por tv”.

El pogo no paraba un instante, la gente seguía saltando, los guardias de seguridad sacaban gente de las vallas y el punk no daba respiro. A todo esto sonó “El ojo blindado” de Sumo  y la gente explotó. Pero todavía quedaban suficientes energías para disfrutar a pleno de “Quiero ser yo, quiero ser libre”, “Nada ni nadie” y “Más allá del bien y del mal”. Esa energía se vio también en el líder de la banda, que iba corriendo de un lado a otro del escenario zamarreando el pie del micrófono.

Pil Trafa se tomó unos minutos para hablar sobre la historia de la banda a través de los contextos políticos-sociales y cómo se mantuvieron críticos y rebeldes contra la opresión del gobierno de turno: “Somos Los Violadores, el grupo más jugado, más controvertido y existencial del rock argentino”, mientras la música seguía con “Espera y verás”, “Estás muerto” y “Guerra total”.

Tras un pequeño intervalo, la recta final fue a pura potencia con “Mercado indio”, “Represión”, “Fuera de sektor” y “Sin ataduras”. Con imágenes de la película La Naranja Mecánica, y bajo una lluvia de papelitos, llegó “Uno, dos, ultraviolento”, la canción que los llevó a la fama y que hizo delirar a un Luna Park repleto.

En su vuelta a los escenarios, Los Violadores ofrecieron un show intenso de dos horas a puro punk rock. La banda liderada por Pil Trafa reunió a sus fieles seguidores en un ultraregreso, donde estuvieron presentes esos temas que los llevaron a ser el grupo más importante del punk en Latinoamérica.

TODAS LAS FOTOS