Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Bersuit Vergarabat

Una hermosa cofradía

Cronista: Fernanda Miguel | Fotos: Jose Fuño

13 de Mayo, 2016

Una hermosa cofradía

La banda presentó de manera completa La Nube Rosa, su decimo segundo disco de estudio, en el Teatro Ópera Allianz. Por supuesto, no faltaron los clásicos en una lista de treinta canciones para todos los gustos.

El jueves se cumplieron nueve años desde que Bersuit Vergarabat llenó River, un show glorioso que quedó atesorado en la memoria de cada uno de los bersuiteros que pudieron estar allí. Distintas circunstancias hicieron que no llegaran a convertirse en la típica banda de estadios; sin embargo el sentimiento permanece inalterable, porque la entrega es la misma así sea para cien personas, o para 100 mil.  

Esta vez la cita es en el Teatro Ópera Allianz, un lugar atípico para la monada bersuitera que ya copa el lugar desde temprano y no faltan los empijamados de siempre. Aún con las luces encendidas y para la sorpresa de todos, la banda arranca con "Aquí estamos", segundo corte de la última placa. La lista sigue con "Que hable de vos", "La nube rosa" y "El taparrollos".  

La banda se compone por Daniel Suárez y Cóndor Sbarbati en voz, Juan Subirá en teclados, Pepe Céspedes en bajo, Carlos Martin en batería, Tito Verenzuela en guitarra, Manu Uriona en percusión, Nano Campoliete en guitarra y la reciente incorporación de otro guitarrista, Juan BrunoLa parte de clásicos arranca con "El tiempo no para" y para "Perro amor explota" ya no queda nadie sentado. La fiesta continúa con "Danza de los muertos pobres", del primer álbum, Y Punto (1992) y "Huayno 14", del disco El Baile Interior (2014). 

Después de "La maquina de impedir", un cuarteto de cuerdas se hace presente para hacer "Corazonada", una de las melosas del último disco. El cuarteto continúa con la potente "Por si pasa" y "Vuelos", sumado al homenaje constante y necesario a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo. 

Las cuerdas siguen en "De onda", que le da el inicio al set infaltable del guitarrista Tito Verenzuela. Con un público que se enciende aún más con las composiciones de Tito, la banda sigue con "rcel, hospital o muerte", una canción que hizo para el último disco y muestra toda su impronta que sale desde las entrañas con una letra punk y un sonido que invita al pogo y al baile al mismo tiempo. El cariño del público sigue demostrándose en "Ades tiempo" y "Zizizi", dos temas de La Argentinidad al Palo (2004).  

Para "No vengan", otra canción salida desde las entrañas, el baterista Carlos Martin toma el micrófono y se suma a Daniel Suárez y al Cóndor Sbarbati"Se cae a pedazos un imperio una idea de mundo, un viejo sueño sólo quedan unos bronces remachados en las tumbas de civiles y soldados", dice el tema mientras la Monada se la hace propia.  

En el fondo del escenario, y durante todo el show, se encuentra Hernán Ricaldoni, un pintor que realiza cuadros inspirado en cómo va transcurriendo el set, un gran detalle que se suma a la puesta de escena y de luces, sumado a un buen sonido acorde a la presentación de un disco.  

"Obstinato" y "Apunado", son dos de los temas que forman parte de la lista que integran el último disco. Ambas son del tecladista Juan Subirá y forman parte del cancionero inédito de los bersuiteros que al fin las pueden tener en formato de estudio.  

Ya casi finaliza el show y después de "El viejo de arriba", "Señor cobranza", "La argentinidad al palo" y un público más que de fiesta, llega "Se viene", con Limón García como invitado, y el teatro parece derrumbarse. La canción funciona como desahogo para los tiempos que corren. La bajada de línea es inevitable, a muchos les molesta, pero la tibieza no es algo que caracterice a la banda.  

Para los bises llega, a pedido del público, "¿Qué pasó?" y todo concluye con "Un pacto" y las emociones a flor de piel. "Bersuit sigue viva gracias a ustedes", dice el Cóndor Sbarbati ante un público que aplaude de pie.  

Con este nuevo disco, Bersuit Vergarabat vuelve a demostrar que está más viva que nunca. La nube rosa vino a espantar a algunos fantasmas, con composiciones que salen desde una pluma sincera y, sobre todo, que el público sabe apreciar. Ya son 28 años arriba de los escenarios, con cambios, idas y vueltas, pero con la alegría como estandarte y la voz para gritar cuando es necesario. ¡Larga vida, Bersuit! 

TODAS LAS FOTOS