Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Marky Ramone

Hey! Ho! Let‘s go!

Cronista: Juani Lo Re | Fotos: Nacho Boullosa

14 de Mayo, 2016

Hey! Ho! Let‘s go!

Marky Ramone volvió a la Argentina para celebrar los 40 años de la salida del primer álbum de Ramones y dio un show de dos horas a puro punk-rock sin dar respiro.

Generalmente en los recitales se pueden ver remeras de todo tipo de bandas, independientemente de quien esté arriba del escenario. No fue lo que sucedió el sábado en el Teatro Vorterix, que se pobló exclusivamente por remeras que lucían el famoso logotipo de Ramones creado por Arturo Vega. Logotipo que hace rato dejó de ser parte de la cultura ramonera para convertirse en un símbolo del capitalismo. Tan contradictorio como decepcionante.

Johnny
, Joey, Dee Dee y Tommy son los nombres que figuran en esa famosa remera. Pero Marky fue el baterista durante 15 años de los 22 que duró la banda, y esto le permite crearse su propio logo con un águila sosteniendo unos palillos de batería. Ese fue todo el telón que funcionó como escenografía.

Marky Ramone’s Blitzkrieg, como se llama su actual banda, se reencontró una vez más con el público argentino, uno de los más ramoneros del mundo, y dio un show de casi dos horas en el que no hubo tiempo ni para ir a comprar una cerveza. En esta ocasión, la visita sirvió para recordar los cuarenta años de Ramones, el primer disco de la banda de Queens que dio inicio a la leyenda.

Con una gran puntualidad, cuando las agujas marcaron las 21 se apagaron las luces, provocando el clásico cántico “Hey! Ho! Let’s go!”. Sería un poco tedioso basar la crónica del show en el repertorio interpretado, que rozó las 40 canciones, pero la música fue la única protagonista. Cualquiera puede asociar una canción de Ramones a una catarata de hits radiales, y en Vorterix sonaron TODOS.

Sin decir una sola palabra en toda la noche, solo el típico “One, two, three, four!”, todos esos hits fueron tocados por una banda que no sacó el pie del acelerador en ningún momento. ¿De qué canciones hablamos? De “Rockaway beach”, “Sheena is a punk rocker”, “Pet Sematary”, “I believe in miracles”, y “I wanna be sedated”, por mencionar solo algunas.

A pesar de sus casi 60 años, Marky marca el tiempo como un reloj desde su batería, mientras lo acompañan Oscar “Johnny Fontaine” Chinellato,-un cantante con mucho carisma- Marcelo Gallo en guitarra y Alejandro Tannen en bajo (los últimos, ex integrantes de Expulsados).

El pogo y el mosh fueron una constante durante todo el recital. Aludiendo a una vieja (ya inexistente) rivalidad, el público se animó a cantar “el que no salta es un stone”, mientras los músicos se iban y regresaban para hacer una buena cantidad de bises.

Si uno viaja en el tiempo sabe que los Ramones también fueron famosos por sus conversiones de clásicos al estilo punk. En Vorterix sonaron “Have you ever seen the Rain?”, de Creedence Clearwater Revival; “What a Wonderful World”, de Louis Armstrong, y la suerte de tributo que les hizo Motörhead en los 90’s, “R.A.M.O.N.E.S.”.

Lamentablemente, el dúo de violines no pudo escucharse bien en “Baby, I love you” y para “I want you” fueron invitados Walter Piancioli de Los Tipitos y Hernán “Mantu” Matoiani de Bulldog. El cierre no podía ser con otra que con el himno punk “Blitzkrieg Bop”, que desató la locura de todo el teatro.

Marky Ramone pasó una vez más por Argentina, dio un show cargado de punk rock e invitó a sus espectadores a un viaje por la movida anarco-punk de finales de los 70’s.

TODAS LAS FOTOS