Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Javier Calamaro

Este es el tiempo y es el lugar

Cronista: Fernanda Miguel | Fotos: Beto Landoni

10 de Junio, 2016

Este es el tiempo y es el lugar

El cantautor presentó su nueva placa, Próxima Vida, pero no escatimó en repasar clásicos de todos los tiempos, con una sorpresa para los más nostálgicos incluída.

La noche es fría y el público se toma su tiempo para llenar las mesas de La Trastienda. Las cortinas se corren y un aplauso sobrio recibe a Javier Calamaro y a su gran banda encabezada por el Indio Márquez, quien además de acompañarlo en guitarra, fue productor del nuevo disco.

“Hastalatumba” abre el setlist, seguido por “Navegar”, “No me nombres” y una delicada versión de “Piedra y camino”, de Atahualpa Yupanqui. “Esto parece el funeral de mi abuela Jacinta, póngale onda, ¡dale!”, pide Calamaro al público que realmente parece que esté en un velorio, o tal vez sea el frío lo que no les deja expresar sus emociones.

La lista continúa y el artista explica: “esta es la primera vez que me atrevo a decir que quiero a un Papa y de ahí salió este tema”. Claro que aparece “Yo confieso”, la oración católica convertida en un buen blues que si sonara en las misas de los domingos, sonrojaría a las señoras más devotas.

Más tarde, Calamaro soprende con un popurrí de rock nacional y poderosas versiones de “Ruta 66”, “Me gusta ese tajo” y “Post Crucifixión”. “Sin ser valiente” y “Quitapenas” son los hits inevitables antes del momento de los tangos rockeros “Sordidez y sordera” y “Yira Yira”.

Los bises llegan con una sorpresa inesperada. Una voz en off relata cómo dos amigos se separaron durante 20 años y se vuelven a juntar, unidos otra vez por la música, hasta que finaliza con un “con ustedes, Los Guarros. Por fin el público deja de estar el velorio de la abuela Jacinta y explota cuando en el escenario ven a Daniel “El Gitano” Herrera, miembro fundador de la banda formada a fines de los 80. “Rosas en tu pecho” sacude a los nostálgicos, seguido de “Bajo tu piel”. “Sweet home Buenos Aires” y “Vamos a la ruta” finalizan el momento mágico de los bises y el show; los aplausos estallan y las cortinas vuelven a cerrarse.

Con Próxima Vida, Javier Calamaro logró una madurez en sus letras, sin depender de un hit para lograr posicionarse. Hace seis años que no editaba un disco de rock, y quizás ese tiempo sirvió para buscar los condimentos correctos que hoy muestra en esta acertada producción.
TODAS LAS FOTOS