Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

No Te Va Gustar

Hasta el año que viene...

Cronista: Gentileza: Gaby Salomone | Fotos: Beto Landoni

23 de Noviembre, 2005

Hasta el año que viene...

No te va Gustar se despidió de su público porteño en el Teatro de Flores. Si ya los están extrañando, los pueden encontrar este viernes 25 en el Festival de Baradero. O pueden cruzar el charco durante el verano, allí en su país natal.

Balance más que positivo para la banda uruguaya en lo que fue su 2005 por las huestes porteñas, si bien No te va Gustar viene cruzando el charco hace ya dos años, este marcó su punto más creciente en Capital con su tercera placa “Aunque cueste ver el sol”. Además de llenar dos veces el Teatro de Colegiales para presentarla, se insertó en el Pepsi Music y coronó el fin de año con el Teatro de Flores el sábado pasado.

El ticket para ingresar indica una capacidad de 1872 personas, pero la adranlina desplegada por la multitud que saltaba a lo largo y a lo ancho de la sala reclamando la salida de la banda parecía duplicar ese número. A las 21.30 cuando el clima estival del lugar ya tenía en cuero a unos cuantos, Emiliano Brancciari y los suyos se dejaron ver tras el telón con los primeros acordes de “Solo”, corte que abre la última placa.

La banda siguió marcando el compás de todo su sonido rioplatense subiendo la apuesta con el potente y cargado de riffs “Más mejor” y los saltos del público no cesaron hasta que el siguiente tema los encontró coreando “en el último suspiro... celeste regalame un sol” sentenciando así, la primera de las baladas de la noche.

“Una que no tocamos muy seguido”, dijo Emiliano para anunciar la canción “Ya lalala la mm”, nombre que refiere al extribillo indefectiblemente acompañado por las 1800, perdón en realidad 1872 voces que colmaban el lugar.

Y se vinieron los vientos, trombón y trompeta en los labios de Denis Ramos y Martín Gil respectivamente, aparecieron para apabullar de un soplo en “Te quiero más” y se tomaron un descanso con “Reevolución”, y “Brillante sol”, que también dieron un respiro al público que aún así no dejó de acompañar con los brazos en alto.

El ritmo jamaiquino llegó de la mano de una particular versión de “No era cierto” que contó con la interpretación de un fragmento de “Rastaman Vibration” (Bob Marley) en el medio del tema. Pero no fue el único que contó con variantes, la versión de “Todo un palo” de los Redondos y Ala delta de Divididos también se camuflaron en otras canciones.

De ahí en más, sin solución de continuidad, se armó la fiesta a pura murga y el título del tema dio el imperativo “Tenés que saltar” y todos cumplieron. Con la dulce “Clara” menguó el empuje sólo para despuntar en la recta final con “Me cuesta creer” en el cierre de una noche donde NTVG recorrió sus tres discos con casi una treintena de temas.
TODAS LAS FOTOS