Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Los Fabulosos Cadillacs

Segundo Acto

Cronista: Juani Lo Re | Fotos: Alan Guex

01 de Septiembre, 2016

Segundo Acto

Los Fabulosos Cadillacs continúan con los shows en el Luna Park presentando su último trabajo, La Salvación de Solo y Juan.

Con un formato ópera rock, oscuro y progresivo, diferente a sus anteriores discos, La Salvación de Solo y Juan (2016) marca una notoria madurez en la carrera de Los Fabulosos Cadillacs. El grupo decidió dividir el CD en partes, misma manera que fue subiendo partes del material a Spotify y del mismo modo son las presentaciones en vivo: con varios Luna Park diferentes entre sí.

El jueves a la noche dieron el segundo acto: la banda ofreció un show de dos horas en el que intercaló las canciones nuevas con los clásicos inoxidables. Incluso logró hacer que esa caja de zapatos gigante llamada Luna Park suene bien la mayoría del espectáculo.

Un video introductorio en blanco y negro sirvió como prólogo para lo que estaba por venir. Con la banda sobre el escenario, “Mi novia se cayó en un pozo ciego” inauguró la fiesta. “El genio del dub” y “Demasiada Presión” sonaron antes de canciones nuevas como “La Tormenta”, un track con aroma a hit radiofónico, y “Averno, el Fantasma” un low-rock interesante que pone a prueba los registros vocales del cantante.

Con la voz de Vicentico como marca registrada y las corridas incesantes de Flavio Cianciarullo sobre las tablas, pareciera que el tiempo nunca pasó para el ahora noneto. Pero sí lo hizo: esta época marca una vieja nueva generación para la banda, ya que Florián Capello y Astor Cianciarullo son los protagonistas de esta nueva versión. El hijo de Vicentico es la guitarra líder mientras que el de Flavio hace un doble comando con la batería de Fernando Ricciardi y el Luna Park repleto no lo intimida a la hora de calcar cada movimiento de su padre cuando se cuelga el bajo. 

También faltaron los vientos históricos de Sergio Rotman (saxofón) y Fernando Albareda (trombón), reemplazados por un trío de sesionistas que cumplieron con creces. A un costado del escenario, sentado en un escritorio estuvo el artista plástico Dr. Alderete, quien con su notebook dibujó en vivo el arte proyectado en la pantalla gigante.

Cerca del final las canciones ya salían de memoria como quien enunciara un equipo de fútbol histórico: “Mal Bicho”, “Carnaval toda la vida”, “El Satánico Dr. Cadillac” y “Matador”. Para los bises Flavio se puso el guardapolvo para cantar “El Profesor Galíndez”, quizás el peor tema de los Cadillacs en mucho tiempo. Pero rápidamente repuntaron con “Siguiendo la Luna”, “Vasos Vacíos” y una versión psicodélica de “Mañana en el Abasto” de Sumo con Daniel Melingo en clarinete.

Luciano Jr. “El Tirri” y el miembro fundador Vaino Rigozzi aparecieron para tocar ese histórico cantico futbolero que es “Yo no me sentaría en tu mesa” y Flavio cerró el recital con una versión distorsionada del Himno Nacional Argentino slappeando su bajo.

Siempre es divertido ver a Los Fabulosos Cadillacs, una de las bandas latinoamericanas más importantes que nos dio la década del 90. El jueves en el Luna Park demostraron que fueron y siguen siendo la luz del ritmo.

TODAS LAS FOTOS