Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Primal Fear

La rapsodia primal

Cronista: Fernando Canales | Fotos: Anabella Reggiani

04 de Septiembre, 2016

La rapsodia primal

Las dos bandas de power metal tocaron juntas por primera vez entregando un combo explosivo en El Teatro de Flores.

Alemania, Italia, Italia, Alemania. No es un partido de fútbol, no es una clase de geografía y mucho menos una partida de T.E.G., aunque sí hay alianzas. Nos referimos a los países de origen de Luca Turilli‘s Rhapsody (Ita) y de Primal Fear (Ale), quienes por primera vez unieron fuerzas para encarar este tour, en esta cofradía de metal que reventó por duplicado las cabezas de sus seguidores.

Capítulo Uno: Sinfonía de tierras encantadas

Ya es conocida la historia de Rhapsody que desde 2011 se separó -de forma amistosa- y bifurcó su camino generando dos bandas: Rhapsody of Fire y Luca Turilli‘s Rhapsody con su guitarrista y líder al mando. Lo que no cambió es el propósito de ninguna de las dos a la hora de encarar un show: transportar a la audiencia y sumergirla en un largometraje fantástico, llevándolos a convivir con orcos, magos, dragones, caballeros y espadas sagradas. Y vaya si lo volvieron a lograr con los violines asesinos de “Knightrider of Doom”, con la épica batalla de “Unholy Warcry” y con la dolorosa y sufrida balada “Son of Pain”, todos covers del viejo Rhapsody.

Pero LTR también tiene nuevo trabajo llamado “Prometheus, Symphonia Ignis Divinus”, del cual presentaron “Prometheus”, “Rosenkreuz (The Rose and the Cross”) y “Il cigno nero”, siguiendo la línea de “Metal cinematográfico” que Luca pregonó durante toda su carrera. El guitarrista estuvo cargado de energía, saltó, corrió, se peleó con sus monitores, compartió solos con Dominique Leurquin (guitarra) y lanzó sus conocidos y endemoniados arpegios.

Un análisis aparte merecen el vocalista Alessandro Conti, que tiene la casi imposible tarea de reemplazar a Favio Lione –uno de los tres mejores cantantes del género– y que dio una performance increíble tanto en lo vocal como en lo teatral (¡y hasta tiene rulos!).

Después de varios solos primero de batería con Alex Landenburg sobre una pista de la exitosa serie Game of Thrones, dándole un toque de originalidad y después de bajo con Patrice Guers simulando un tema de la trilogía de Matrix, llegó el final con “Dawn of Victory”y “Esmerald Sword” ¿Resultado final? Óscar para Rhapsody en la categoría banda sonora de metal épico.

Capítulo Dos: Fuego Nuclear

Si revisamos el perfil del cantante Ralf Scheepers en la página oficial de Primal Fear, él cita como el mejor show de la banda aquel de Buenos Aires en 2011; y sí, todavía quedan cenizas de aquella fecha. Y ésta tampoco da respiro, primero la intro con “Countdown to Insanity” (conteo hacia la locura, nunca mejor usado) da paso a “Final Embrace” y a “In Metal We Trust” (si lo cantan ellos que son alemanes, viendo su historia en el género, se lo creemos). Ambos temas cumplen su cometido: desatar la demencia en Flores.

Cae “Rulebreaker” el tema que le da nombre a su nueva placa, y con la melodía de wah wah guiada por Alex Beyrodt y el riff entrecortado confirman que el metal clásico del grupo sigue intacto. La balada “The Sky is Burning” bajó tres cambios y los decibeles (la única vez en la noche) para después retomar la invasión teutona con “Nuclear Fire” y “The End is Near”.

Todas las luces de la presentación se las lleva Ralf Scheepers, el pelado gigantesco y musculoso, que fue bendecido con una voz de cuatro octavas de rango vocal, que lo llevan de registro bajos a pegar unos agudos supersónicos (escuchar el tema "Sing of Fear"), siempre apoyado por su amigo, bajista y coreuta Mat Sinner a su lado. Contundente, feroz, palo y a la bolsa, así fue la presentación de Primal Fear, que no da vueltas, va a lo seguro (y nos encanta), por eso seguimos gritando que ¡El Metal es para siempre!

La combinación de Luca Turilli‘s Rhapsody y Primal Fear a priori era una apuesta ganadora y lo terminó siendo de principio a fin. Si tiene una ficha en la mano, la próxima ya sabe, no se pierda este pleno en la rula del metal.

TODAS LAS FOTOS