Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

El Bordo

El Bordo baila (y muy bien) su rocanrol

Cronista: Gentileza: Guillermo Lopez | Fotos: Gentileza: Ro Diaz

30 de Noviembre, 2005

El Bordo baila (y muy bien) su rocanrol

El Teatro de Flores se vistió con toppers blancas para recibir a los chicos de El Bordo. El viernes y sábado tocaron para una multitud las mejores piezas de sus dos discos y presentaron temas del próximo trabajo. ¡A mover la patita!.

Dentro del teatro los fanáticos de El Bordo iban calentando el ambiente haciendo pogo con Todo preso es político (de Los Redondos) que sonó antes que la banda salga al escenario. Mientras el sonidista dibujaba en su rostro una sonrisa de aprobación, arremetió con otro gran clásico del Indio, Skay y compañía: Jijiji. El ambiente de fiesta comenzaba a asomar...

En ese momento las luces empezaron a bajar, y los gritos a subir. De la mano de Arriba con mi corazón, El Bordo apareció en escena con su joven rocanrol. Es que sus integrantes tienen un promedio de 23 años y a tan temprana edad ya compartió escenario con La Renga, La Covacha, MAM, entre otros.

Al hilo, llegó la pseudochacarera Me da igual, con Ezequiel Puga (percusión) en el bombo y vistiendo un poncho gauchesco (muy a tono con el tema). En medio de la canción, un ventilador de arriba del escenario comenzó a tirar humo y la banda paró de tocar. Sin embargo, Ale Kurz (voz y guitarra) calmó a los pocos que se dieron cuenta y continuó tocando.

Desde lo ocurrido en Cromagnon, las banderas (o trapos) dejaron de ser parte de la clásica escena de un show de rock. Por suerte, un recital de El Bordo es la excepción. Centenares de banderolas colgaban de los balcones del Teatro, dándole mucho color a la noche. Cuando Mal trago terminó de sonar, Ale aprovechó para decir que “el rock tiene que volver a traer las banderas”.

Sin lugar al respiro, los acordes de Volando comenzaron a sonar. Esta balada hacía mover de un lado a otro a un público que a esa altura moría de sed y empezaba a mostrar algunos torsos desnudos. Como leyéndoles la mente, Pablo Spivak (bajo) tiró botellas de agua que solo unos pocos afortunados lograron agarrar. ¡Un ejemplo que muchos deberían seguir!

El Bordo presentó tres temas de su próximo disco que saldrá “en marzo” (como prometió Ale). Las canciones -Tesoro, Silbando una ilusión y La vereda- continúan con el sonido rocanrolero y las letras positivas que predominan en sus dos discos.

Una de las sorpresas iba a llegar en el tema Blues de matanga donde una bailarina con portaligas y botas de cuero negras llegó al escenario para bailar. Durante toda la canción meneó su envidiable figura al ritmo del rock ‘n’ roll para delirio de la muchachada presente. Como frutillita del postre, al finalizar el tema y de espaldas al público, se sacó la (mini) pollera negra. No hace falta decir mucho sobre esto, solo una sola palabra: excelente.

El Bordo es una banda joven, por la edad de sus integrantes y por la corta vida del grupo. Sin embargo, no se la creen y mantienen su humildad. Con un público fiel y cada vez más numeroso, los bordolinos son una gran esperanza para el ‘stone argento’. Es bueno saber que el rocanrol nacional no está solo en manos de bandas como Jóvenes Pordioseros y La 25.
TODAS LAS FOTOS