Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Baradero Rock

Día 1- Con dosis de Testosterona

Cronista: Gentileza: Gaby Salomone | Fotos: Beto Landoni

01 de Diciembre, 2005

Día 1- Con dosis de Testosterona

La Bersuit, No Te Va Gustar y Carajo, entre otros cerraron la primera fecha de un festival que hubiera merecido más convocatoria

Ticket de la entrada, pasaje en micro, carpa, bolsa de dormir, remera de batalla con inscripción de la banda, y ganas.. muuuchas ganas de ir a saltar. Eso era lo necesario para emprender desde la Capital el viaje de 142 kilómetros que nos llevarían a vivir dos días de puro festival en la tercera edición del Baradero Rock 2005 que se realizó el fin de semana en el anfiteatro Pedro Carossi de la ciudad bonaerense.

Los más esperados de una jornada de calor intenso que comenzó cerca de las 6 de la tarde, fueron La Bersuit, No te va Gustar y Carajo. Antes, el recorrido rockero contaría con “Peligroso vudu”, “La Trifásica”, “Miles”, “Via Varela”, “Andrea Alvarez” y “Los Vandalos”.

La madrugada había dado paso a una fresca brisa cuando el pelado Cordera y los suyos hicieron pie sobre el escenario con una serie de cuatro del último disco Testosterona. “Yo”, “Me duele Festejar”, “En la ribera” y “La Flor de mis heridas” fueron levantando la temperatura de un coro que no dejó de demostrar que estaba al día con las letras.

Y se vino “De onda” y la legión Vergarabat en pijamas despuntó con furia y se armó “El baile” que levantó las casi tres mil personas que se apiñaban contra el escenario. Con la fiesta ya inquieta y armadita siguió el despliegue con varios de los clásicos “La oveja negra” hizo mover las caderas, “Porno star” alzó las voces y con “Murguita al sur” y “Perro amor” nadie dejó los pies en el suelo.

“A veces tenemos el impulso de no hacerla más, pero decidimos dejarla cuando ustedes lo digan”, dijo el pelado mientras se acomodaba con un banquito al borde del escenario custodiado por la acústica. Y si, “Mi Caramelo” comenzó a sonar y la gente a cantar, la variante esta vez fue el enganche del tema con la versión de “Querubín” de Don Leopardo.

El estreno de la noche estuvo marcado por “Andan yugando”, corte del último disco que sonaba por primera vez en vivo. Antes de arrancar con “Un Pacto” el pelado remarcó: “La multitud a la banda no le ha hecho bien, me alegra tener a la familia acá cerca, gracias” . El comentario tal vez denotó la fidelidad de sus seguidores, pues la convocatoria no fue lo que más resaltó en esta jornada. Y se fueron, así con “Se viene” pero antes del estallido no faltaron los meneos de aquellos “hociquitos de ratón” que llevarón a más de una fémina al escenario.

No te va Gustar

Se trata de la primera vez de los uruguayos en este festival, sin dudas siguen demostrando que sus seguidores se expanden también por el interior o bien los siguen desde capital. La cuestión es que allí, firme la multidud los acompañó durante la hora que la banda plasmó un recorrido por sus cuatro díscos.

El arranque contó con una suave versión de “Tenes que saltar” que donotó algunos problemas de sonido que se venían arrastrando desde el set de los chicos de “Carajo”. Pero todo quedó definitivamente ajustado cuando siguieron “Más Mejor” y “Reevolución”. Los uruguayos sin duda configuraron en esta caso la calma que sigue a la tormenta, el impas necesario (antes de la Bersuit) para tomar aliento con baladas como “Clara” o “Verte Reir” y su infaltable cierre con la interpretación de Ala Delta de Divididos.

Y todo se fue al Carajo... La banda del “Corvata” fue la primera de las figuras centrales de la jornada. Sin dudas los chicos de Carajo fueron los primeros en poner de pie a toda la gente. Sin embargo, el sonido no estuvo de su lado. Durante los tres temas del arranque (“Hacerse cargo”, Atrapasueños y Triste)... la voz del bajista fue casi imperceptible, convirtiendo el show prácticamente en un instrumental.

Lo que si se hizo oir fueron las quejas del público que recién pudo escuchar al Corvata en “Salvaje”. De ahí en más la potencia de la banda no retrocedió hasta “Ironía” que bajó un poco los decibeles para tomar envión con una decena de temas hasta el cierre con “Sacate la mierda”.

Desde el principio...

Pero antes de que cayera la noche, mientras el intenso sol de Baradero se escondía y el inmenso escenario del anfiteatro dejaba de hacer sombra, la primeras bandas de la jornada le fueron dando la bienvenida a los que durante toda la tarde iban llegando al estadio.

Entre ellas, La Trifásica deleitó con un recorrido de blues, funk, rock, y alguna balada ideal para disfrutar sentado en el cesped. Luego de la mano de Limón García y su troupe, la cosa empezó a tomar movimiento arriba del escenario. El ex Bersuit se destacó por su energía y desparramó sonrisas para la hinchada (bandera incluida) que gritó desde abajo “Aguante Via Varela”. El pelado y los suyos sonaron con todas las ganas con temas de su último disco “Picado grueso”.

La oscuridad ya hera un hecho, el escenario se vistió de luces y, junto con las primeras estrellas que asomaban en un cielo impecable, apareció ella. Con su melena abultada, y su caracter fuerte, Andrea Alvarez exigió más precisión en el sonido y una vez a punto le dio a los parches sin asco. La percusionista ubicada con su batería de perfil al público desplegó un potente show presentando una vez más temas de su disco homónimo.

Y antes de Carajo, se vinieron Los Vandalos de la mano de Diego “Popono”Romero, un personaje muy particular que roza lo bizarro y lo divertido en una mezcla de Larry (Tres chiflados) con Pity de Intexicados, su vozarrón camionero acompaña (quizás en una especie de contraste) una banda que se desliza con aires de funk, un poco de rythm n blues pero siempre con una contundente dosis de rock and roll.

El balance del primer día restó en convocatoria, sobre una capacidad para 10.000 personas, el anfiteatro de Baradero apenas alcanzó a cubrirse con casi tres mil, vale tener en cuenta que en ninguna de las ediciones anteriores llegó a llenarse y por otra parte el festival cayó justo con la dos fechas agotadas de Pearl Jam en Capital. De todos modos, está claro, que Baradero es una ciudad más que apta para este tipo de festivales, no solo por la cercanía al ámbito porteño, también por la infraestructura para albergar a los que lleguen como así también las bondades del estadio a nivel sonido y capacidad.
TODAS LAS FOTOS