Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Grave Digger

Rebelión en la ciudad

Cronista: Mauro Fernandez | Fotos: Nacho Boullosa

01 de Abril, 2017

Rebelión en la ciudad

En el marco de la gira que presenta su trabajo más reciente, titulado Healed By Metal, Grave Digger volvió al país con un show potente que además recorrió los clásicos de su extensa trayectoria.

Desde julio de 2011 la banda de metal alemana no pisaba suelo argentino, cuando dejó un Teatro de Flores caliente a la espera de una nueva visita. Con un disco que apenas lleva tres meses de ruedo, la ocasión era ideal para el regreso y el público local abrió sus brazos para vivir una noche power. La cita comenzó bien temprano en el Teatro Vorterix con dos bandas soportes que precalentaron el ambiente. Primero salió Steelballs, una formación de speed metal que con seis canciones animó a los primeros que acudían al recinto. Luego fue el turno de Isidris, el cuarteto liderado por Daniel García, que a base de su álbum debut dejó a Colegiales listo para el plato fuerte.

Las luces rojas y un sonido de penumbras dieron pie al ingreso de la parca Katzenburg, que con su especie de bendición desató la euforia al ritmo de “Healed By Metal”, canción que abre el nuevo material y le da nombre al tour sudamericano. El “olé, olé, olé, Digger, Digger” retumbó en cada rincón para la emoción de Chris Boltendahl, vocalista y fundador, que no tardó en dar sus palabras de agradecimiento. La estremecedora guitarra de Axel Ritt siguió con “Lawbreaker” que fue bien recibida por los fans. “¿Cómo están, amigos? Que alegría verlos”, bajó desde el escenario antes del pogo de “Witch Hunter”, una pieza veloz marcada por el baterista Stefan Arnold. La iluminación, ahora verde, acompañó a toda “Killing Time”.

La masa metalera que no dejaba de rendir culto comenzó a corear “Ballad Of A Hangman”. En una seguidilla sin parar, se lució el bajista Jens Becker con la intro de “Season Of The Witch” y luego con “Lionheart”. Ahora sí llegó el momento de una pequeña refrescada, con cerveza de por medio, para la banda. El público no se tomó respiro y disparó un “Cada día te quiero más, oh soy de Digger, es un sentimiento…”. Los asistentes no podían dejar de filmar (asombrados por cierto) tanto cariño. Desde el disco Return Of The Reaper, lanzado en 2014, llegó una excelente “Tattoed Rider” en la que la viola y el bajo se ponen a jugar en las tablas. De imprevisto, los músicos se reúnen y se funden en un abrazo que sale con “The Round Table (Forever)”, un clásico para siempre.

Media lista se fue pero la intensidad iba subiendo con el correr de los temas, y la soltura desplegada por la banda tomó vuelo con “The Dark Of The Sun”. Como si fuera una misa dominical, todos se pusieron al tono de “Hallelujah” y en un colchón de palmas se exaltaron con “Morgane Le Fay”. Al único que le faltaba brillar con su solo era al tecladista Hans Peter Katzenburg. Así que mientras el resto se ocultaba entre bambalinas, tuvo unos tres minutos para deleitar con sus manos a los presentes. Posteriormente, Boltendahl dio lugar a la presentación de cada uno de sus compañeros. Si la noche venía agitada, todo se desmadró aún más con “Excalibur” y con un himno en la historia de Digger: “Rebellion”. Bajo un calor que se tornaba insoportable, un pequeño descanso dio la fuerza necesaria para que la bella balada “The Last Supper” calme por un instante el fervor. La banda en un juego de ida y vuelta con el público amagó el cierre con “Call For War”.

Los bises llegaron con unas gaitas en teclado. Ese tinte escocés que tanto les gusta a los alemanes, se vio reflejado en una canción muy esperada como lo es “Higland Farewall”. Nuevos mensajes de agradecimiento anunciaban el final del show que concluyó con la poderosa “Heavy Metal Breakdown”. Emocionados, los músicos saludan a un público que como siempre estuvo a la altura. Con 18 canciones en dos horas, la rebelión se armó en la ciudad a la espera de un nuevo regreso.

El 13 de enero de este año, Grave Digger lanzó su último trabajo llamado Healed By Metal que cuenta con trece canciones. El 18° álbum de estudio de la banda fue presentado en un tour sudamericano por Brasil y Argentina. La gira comenzó el 23 de marzo en Belem y finalizó anoche en el Teatro Vorterix. Pese a no tener el prestigio de otras formaciones del género, los alemanes siguen sonando fuerte camino a cumplir 40 años en la ruta. 


TODAS LAS FOTOS