Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Frans Banfield

Profeta en su tierra

Cronista: Lucas González | Fotos: Ayelen Martinez

27 de Mayo, 2017

Profeta en su tierra

Junto a su banda, Los Hijos del Rigor, el músico presentó su segundo disco, El Desencuentro.

Pasaron aproximadamente cuatro años desde que Frans Banfield optó por volver de España, instalarse definitivamente en Argentina y comenzar un proyecto musical. Junto a Los Hijos del Rigor, la banda que lo acompaña, publicó dos discos de estudio, Raro como encendido (2014) y El Desencuentro (2016), el cual presentó de manera oficial el pasado jueves 25, en Sala Crash. “Las letras del trabajo son en torno al amor y todas sus posibilidades”, comentó cuando promedió la noche, como para confirmar lo que allí todos apreciaron: canciones maduras, y un tanto introspectivas, que atraparon tanto desde la intimidad de la lírica como desde la intensidad de la música. 

La primera muestra del potencial del grupo fue un acotado segmento instrumental que realizaron, previo a que aparezca Banfield. Una vez en el escenario, el cantante y guitarrista desplegó toda su presencia. Imposible que pase desapercibido. Como ha sido imposible que su experiencia europea, que comenzó en 2002, no haya influenciado su manera de tocar, precisa y pragmática, capaz de tocar rock y blues en partes iguales. Se evidenció, por ejemplo, cuando hizo “Encuentro en el infierno”, de una notoria densidad, y “Platónico”, un rockito muy a Los Rodríguez. La amplitud es notoria, y en vivo es retribuida con aplausos.

En España, más precisamente en Vigo, además de tocar y realizar varios trabajos ajenos a la música, Banfield ofició de productor para varios músicos argentinos que por allí pasaban. Uno de ellos fue Claudio Gabis, con quien trabó una amistad, a tal punto que el ex Manal se convirtió en su padrino artístico. La relación le permitió a Frans no sólo viajar a lo largo y ancho de Argentina, o tocar en el teatro Colón, por ejemplo, sino que también llegar a determinados personajes. “Con nobleza, educación y con respeto me gané el cariño y la confianza de un montón de artistas. Y con los periodistas también sucedió”, le dijo a esta revista en diciembre. Por caso, uno con el que pudo dar fue con Sebastián Bereciartua, hijo de Vitico y miembro de Viticus, quien le produjo El Desencuentro, y aportó una guitarra en “El día que te quiera”, algo que volvió a ocurrir el jueves pasado. El cuadro fue para el recuerdo.

Pero Banfield, quien en realidad se apellida Ons, no hubiera podido llegar hasta donde lo hizo sin la contención de su fiel escudero, Brian Moure, bajista que lo acompaña desde la época de Phantom Club, el grupo de funk que crearon en Vigo. La comunicación entre ambos es instantánea y telepática, no precisan ni hablarse: cada uno ubicado en un extremo del escenario, digitaron de manera precisa el accionar de la banda. Además, Moure es una pieza indispensable en el vivo de Los Hijos del Rigor, por su despliegue y entrega.

A los golpes, en España Banfield aprendió el oficio de músico, donde desarrolló gran parte de su carrera y obtuvo una interesante cuota de reconocimiento. Forjó un qué y un cómo. Ahora, con varios años a cuesta de profesión y con miles de kilómetros encima, busca consolidar su sonido en su patria. Sólo el tiempo dirá si es o no profeta en su tierra o si queda todo en un amargo desencuentro.

 

TODAS LAS FOTOS