Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Cuatro Pesos de Propina

De ida y vuelta es el camino

Cronista: Fernanda Miguel | Fotos: Luciano Bassano

27 de Mayo, 2017

De ida y vuelta es el camino

La banda uruguaya se presentó en Groove con algunos cambios en su formación, pero con la fiesta intacta.

Siempre que se va un integrante de una banda, sobre todo si está hace muchos años, queda un vacío entre el público y la propia formación. A veces es para bien, otras no tanto y el conjunto en cuestión se termina separando. Pero no estamos ante ese caso, porque cuando Diego Rossberg, quien estuvo desde la gestación de Cuatro Pesos de Propina, decidió ir por su propio camino, el resto de sus compañeros no sólo tomó las riendas del proyecto, sino que además están preparando material nuevo. Por todo esto, la presentación en Groove tomó especial importancia.

“Ahora que ya está, tenemos ganas de esto nuevo que está sucediendo. Ideas y canciones frescas es algo que siempre revitaliza después de un momento de tristeza. Ahora viene una parte alegre, que es volver a tocar. La intención es seguir jugando a la misma cosa”, dijeron a este medio ante la pregunta de cómo encaraban la transición luego de la partida de Rossberg.

Ese “seguir jugando a la misma cosa” se vivió el sábado. Gastón Puentes (tuba y guitarra), junto con algunas intervenciones del percusionista Gastón Pepe, se lucieron con sus voces, aunque se sepa que todos de alguna u otra manera auspician de frotmans.

En el comienzo, una intro de “Vente pa´qui” le dio paso a la eufórica “No hay tiempo” y a “Sacamelá”, que además trajo una breve versión de “Mejor no hablar de ciertas cosas”, de Sumo. Posteriormente llegó “Hoy sopa hoy”, canción que le pertenece al fallecido cantautor Jorge Lazaroff y que la banda reversionó para el disco Juan (2010). Los temas nuevos se pudieron escuchar en diferentes momentos y fueron muy bien recibos por los fans, que están sedientos de material de estudio luego de Surcando, que fue editado en el 2013. 

“Pa´que nos brille la buena” sonó antes de “Solari” y “Maldita ciudad”, que se fusionaron en un popurrí sin respiro. “Mi revolución” esta vez cobró más relevancia que en otras ocasiones y se notó tanto arriba como abajo del escenario. Con “Glu Glu”, el ritual de todos sentados en el piso, vibró Goove, en el medio de la paz que se sintió en todos los rincones.

“La vaca II” llegó antes del quilombo que provocó “Sontalverkapolka”, la elegida para el cierre, como para que no quepa ninguna duda de que la fiesta está ahí. Sin ningún punto abajo, banda y un público estuvieron completamente entregados a vivir el toque, como si fuera el último. ¡Vamo´arriba!

TODAS LAS FOTOS