Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Fidel

Viernes verde con Fidel Nadal

Cronista: Gentileza: Sebastián Barrera | Fotos: Beto Landoni

06 de Diciembre, 2005

Viernes verde con Fidel Nadal

Noche de reggae en Buenos Aires. Fidel Nadal se presentó en La Trastienda para mostrarle a su publico Trabajo de Hormigas, su decimosegundo disco en apenas cinco años de carrera solista

Era un viernes frío y triste en el centro de la capital. Nada mejor que ver un show de reggae para levantar la temperatura de la seudo-primavera del 2 de diciembre. Adentro, un lugar vacío con gente que iba y venía en busca de más cervezas o sentada fumando un pucho relajante para aliviar la espera de la hora y media decoraban el lugar.

La noche parecía rendirse ante tan poca cantidad de gente, pero con el tiempo La Trastienda fue tomando otro color, un color más reggae y vivo donde llegaron más seguidores de Fidel. “Pocos, pero los mejores”, aseguró un pibe que esperaba a Nadal. Las luces se apagaron, la el público se arrimó al escenario y él salió como siempre: a los saltos y bailando con los miembros de su banda. Pidió que se acumulen todos y que se pongan a bailar. Dicho y hecho, toda La Trastienda de fiesta.

En un show de Fidel Nadal no se encuentran arreglos detallados de voz ni melodías armoniosas, pero sí la energía y el verdadero reggae rastafari que Fidel siempre quiere trasmitir en sus recitales. El público ya lo sabe y lo saborea a su manera. Algunos más nostálgicos que otros, pero lo que importa es que Fidel sigue de pie y no deja de bailar.

La lista recorrió temas de sus discos anteriores como No eres para mi, No te escondas y La balanza, canciones que encendieron a las 250 personas que se reunieron para revivir una vez más, el ritual de Nadal con su gente, esa que lo sigue toque donde toque. ”Les tengo una sorpresa, apareció esta gran persona y me dijo que trajo el bajo” – introducía Fidel- “¡yo le dije que se venga!, ¿quieren saber quien es?”. Al rato aparece con remera, bermudas y zapatillas, Flavio, ex Fabulosos Cadillacs para tocar Acá y Ahora del disco Fuego Caliente. El público lo recibió y la fiesta continuó.

El escaso público permitió que el show fuera más cómodo y relajante, tanto para los músicos como para el público. Fidel seguía bailando e invitando a diferentes compañeros de grupo que lo acompañen para cantar. Al parecer, todo muy casero y como de entre-casa, pero la gente ya lo conoce, es Fidel y en sus fiestas la cosa es así, el publico lo sabe, lo entienden y lo disfrutan. El momento de la noche fue con el tema No estamos solos, donde el publico se prendió bailando y cantando los coros del ya clásico tema de Fidel y compañía que siguieron con La Balanza, King Emmanuel y La buena vida.
Ya lo tuvimos a Nadal en una entrevista para la Bitácora, donde nos contó su forma de trabajar y su perspectiva sobre el reggae nacional. En La Trastienda, y muy lejos de un grabador dejó bien en claro que es el responsable de toda una movida reggae que se aleja de las radios y de los posibles hits que lo podría llevar a los rankings. Una cosa lleva a la otra quizás: Un hit, el ranking, fanáticas gritando y mostrando las tetas y finalmente…un estadio. Fidel Nadal no se vende señores, sigue haciendo su música sin alejarse de sus ideales musicales que lo acompañaron desde la época de TTM hasta el día de hoy.
TODAS LAS FOTOS