Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Utopians

Volver al ruedo

Cronista: Augusto Fiamengo | Fotos: Fernanda Guitian

10 de Junio, 2017

Volver al ruedo

En su primer show desde diciembre de 2016, Utopians presentó en La Trastienda su nuevo disco, Todos nuestros átomos. La banda comandada por Barbi Recanati ofreció un concierto arrollador, y hasta se despachó con versiones de Soda Stereo y Sumo.

Pasadas las nueve de la noche del primer sábado de junio de 2017, el intenso bombo de batería de Tomás Molina Lera y la machacante guitarra de Gustavo Fiocchi en el comienzo de “Alimaña” le ponen fin a casi medio año de ausencia de Utopians sobre los escenarios. La maternidad de Barbi Recanati le impuso una pausa a la intensa actividad de la banda y específicamente a la presentación del último disco del grupo, Todos nuestros átomos -editado en 2016-, y la noche de La Trastienda se presenta como una oportunidad ideal para comenzar a saldar cuentas. La solidez de “Los ríos” y el aire desafiante de “Trastornados” son el punto de partida para una performance desbordante de energía tanto sobre el escenario como entre el público.

El filoso riff que conduce “Estación” y el tono confesional de “Gris” –uno de los temas más celebrados de la noche- ceden el paso a la aparición sobre el escenario de Jimmy Rip (guitarrista de Television y de la etapa solista de Mick Jagger), quien ofició como productor de Todos nuestros átomos. Rip se cuelga la guitarra, Barbi la deja por un rato y se concentra en su rol de cantante para encadenar tres canciones del nuevo disco: “Uhhh”, con un ritmo hipnótico construido por la batería de Molina Lera y el bajo de Mario Romero; “Reflejo”, con un gran trabajo de guitarras entretejidas por Fiocchi y Rip y los aires disco de “Funeral”, que estallan en un potente estribillo y un gran solo de guitarra a cargo de Rip. Las nuevas composiciones son recibidas calurosamente por los fans del grupo, quienes arengan a la banda no sólo desde abajo del escenario, sino incluso trepándose a compartir el micrófono con Recanati o a bailar al lado de los músicos.

Si con “Araña” el grupo se toma un respiro, “Come baby” vuelve a ponerlo en un estado de agitación, que “Say hello” se dedica a mantener con su ritmo frenético, ¡hasta el punto que el baterista rompe el parche de su bombo! Solucionado el accidente, Utopians se embarca en una ajustada versión de “En remolinos”, de Soda Stereo, un tema que nunca pensamos que íbamos a hacer en vivo –dice Recanati- hasta que nos lo pidieron, y nos gustó mucho”. Barbi le imprime un todo despojado a su interpretación vocal y el resto de la banda respeta la versión original de Cerati y compañía.

“Es un milagro cada vez que nos encontramos y hay tanta gente. Para nosotros es un sueño poder seguir haciendo esto”, suelta Recatani y a continuación la banda arremete con la potente “Allá voy” y más fans que logran subir al escenario. La lista de temas no da tregua, y “Punky” parece llevarse todo por delante. Pero antes de llegar al final del show, Barbi se toma unos minutos para sentar posición acerca de los próximos shows que brindará el músico Gustavo Cordera en La Trastienda: “Lo que dijo el señor Cordera se condena, y se condena tratando de hacerle entender que no podés decir que ‘a una chica hay que violarla…’. Me encanta La Trastienda, amo este lugar, y ojalá que de acá a la semana que viene reflexionen. Ese tipo debería quedarse en su casa por un tiempito reflexionando”.

Entre aplausos y aliento generalizado por sus dichos, la banda encara una cruda versión de “Estallando desde el océano” de Sumo, con Barbi lanzándose sobre el público con su pandereta y manteniéndose de pie sobre fans que la sostienen, al mejor estilo Iggy Pop. Es el final del show, pero el comienzo de una etapa que tendrá nuevamente a Utopians sobre los escenarios, brindándose por completo como en la noche de La Trastienda.

Un regreso esperado por los fans, una banda acostumbrada al rodaje constante en vivo que pisaba un escenario después de varios meses y un disco publicado y listo para ser presentado: todos esos condimentos se jugaban en el retorno de Utopians a los conciertos en 2017. Esa combinación de factores tuvo como efecto una performance arrasadora, en la que el cuarteto dejó todo sobre el escenario y recibió una respuesta similar de su público. Las futuras presentaciones de Todos nuestros átomos permitirán disfrutar de un engranaje por demás aceitado entre los músicos y de nuevas canciones que, en la senda que va marcando Utopians a lo largo de sus discos, invitan a todo menos a quedarse quieto. 

TODAS LAS FOTOS