Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Colérico Buda

Rabiosos y al palo

Cronista: Jeremias Wald Acuña | Fotos: Jorx Martinez

10 de Junio, 2017

Rabiosos y al palo

En el Lado B de Niceto, el grupo santafesino continuó con la presentación de Cruces de Ciudad, su última placa.

“Con Nacho (Ducca, baterista) somos de Santa Fe y venimos escapando de esto, pero nos persigue, ¡qué karma!” rezonga Leandro Paira, bajo y voz de Colérico Buda, mientras levanta su dedo mayor frente a los graves que retumban desde el escenario grande de Niceto. La alusión clara es a Miss Bolivia y su cumbia, que comparten fecha, horario y pared con la banda de rock & roll oriunda de Santa Fe.

La noche fría del sábado, más precisamente el barrio de Palermo, recibió una descarga rotunda de rock al palo, con la excusa de la presentación de Cruces de Ciudad (2016), tercer álbum del grupo. En la previa, y después de una selección bien rockera, sorpresivamente comenzó a sonar por los parlantes “El show”, de Paco Ibáñez. Mientras se oía la guitarra y voz de Ibáñez, subieron al escenario los Colérico Buda. Apenas terminó el tema del español, “Sombras en la oscuridad” cambió el rumbo de la noche rotundamente.

Una particularidad interesante del trío es que todos cantan, si bien la mayor responsabilidad vocal la toma el bajista Leandro Paira. sus compañeros aportan lo propio, y cada show puede cobrar dinámicas alternativas. Dos espectadores, de repente, tomaron por asalto el escenario y cantaron junto a la banda. Minutos después, Charly Czech, guitarrista, bajó a tocar más cerca del público en un punteo frenético.

El único invitado de la noche fue Alejandro Taranto, el productor de Cruces de Ciudad, para tocar el bajo en “Pequeña muerte”. Ante un ferviente público, la banda hizo un breve repaso de sus tres discos. Mostró también algunas de sus influencias con versiones de “Jeremías, pies de plomo” de Vox Dei y el cierre a pura velocidad con dos temas de Motörhead: “Ace of spades” (o “el himno”, como lo definió certeramente Paira) y “Born to raise Hell”.

La noche terminó con la banda contenta por la sensación del deber cumplido y haber entregado un rotundo show de casi 90 minutos al taco. Y con la certeza de haber hecho frente a la fría noche porteña y a la cumbia, con la que, medianera de por medio, conviven desde Santa Fe.
TODAS LAS FOTOS