Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Lamb Of God

Doble (bombo) o nada

Cronista: Juani Lo Re | Fotos: Luciano Bassano

27 de Junio, 2017

Doble (bombo) o nada

En una noche ideal para los fanáticos del Death Metal, Carcass y Lamb of God hicieron vibrar las paredes de Groove.

Cuenta la leyenda que el mismísimo Satanás pasó un rato por el boliche de Palermo y huyó despavorido con los ojos llenos de terror por la música que emanaba de allí adentro. Heavy Metal de Estados Unidos, Grindcore de Inglaterra, Death Metal de Alemania. Todo eso se pudo escuchar el martes a la noche en una fecha única para asistir de cuero y tachas.

Los germanos de Heaven Shall Burn abrieron el fuego para los ansiosos que llegaban temprano. Pero lo de Carcass fue de otro planeta. Los cimientos del piso de Groove temblaban y parecían ceder ante cada canción que el grupo liderado por Jeff Walker ejecutaba. Temas como “Icarnated Solvent Abuse”, “Corporal Jigsore Quandary” y “Heartwork” dejaron excesivamente manija a sus fans, además de cientos de botellas de cerveza volando por el aire.

Lamb of God, por su parte, salió decididamente a comerse la noche después de las 22: pateó la puerta con su hit “Laid to Rest” y todo lo demás fue caos. Con sus pesadísimas bases, cada canción era un balazo a la sien de los presentes, y el doble bombo del baterista Chris Adler, dos armas de destrucción masiva.

Los corderos de Dios, comandados por Randy Blythe, se despacharon con clásicos como “Now you’ve Got Something to Die For”, “Walk with Me in Hell” y cerraron con “Redneck” tras  casi una hora y media de melenas al viento haciendo headbanging.

Las bandas referentes del Grindcore y el Death Metal dejaron su huella una vez más por Buenos Aires en una fecha que solo se jugaba con doble bombo o no valía nada.

TODAS LAS FOTOS