Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Sick Porky

Se siente real

Cronista: Augusto Fiamengo | Fotos: Ayelen Martinez

11 de Agosto, 2017

Se siente real

Sick Porky presentó oficialmente en el Teatro Vorterix su cuarto disco de estudio, Alucinatorio. El grupo ofreció un enérgico e impecable show en el que contó con Fernando Ruiz Díaz y Macabre, de Catupecu Machu, y Marilina Bertoldi como invitados.

Abrumadora. Esa es la sensación que se desprende con el correr de las canciones que Sick Porky interpreta en el Teatro Vorterix, y que retrata a una banda con veinte años de historia rockera, sólida por donde se la escuche y se la observe sobre el escenario. La excusa es la presentación de Alucinatorio, su cuarto disco de estudio, y desde el comienzo los músicos se lanzan a desandar los temas que lo integran. “El fantasma de la libertad” y “El manifiesto” muestran a un grupo imponente, comandado por la voz atronadora de Carlos Villafañe, quien señala en un pasaje del show: “La presentación del disco es lo más importante de este año, es el día que estábamos esperando desde que empezamos la composición de los temas”. Al clima pesado y machacante de “El farsante”, con las zumbantes líneas de bajo de Leandro Spatola, le sigue la cadencia blusera de “La procesión”, con un estribillo de tono épico, clima que se mantiene mantiene en “Los paradigmas”, con un gran solo de guitarra de Jeremías Stutz.

“El malnacido” cuenta con una exquisita interpretación de guitarra slide a cargo de Mariano “El tata” Martínez, un fantástico guitarrista que deslumbra con sus intervenciones a lo largo de todo el show. En “La marcha del elefante”, Macabre, de Catupecu Machu, quien ofició como uno de los productores artísticos de Alucinatorio, pone su teclado y su voz al servicio de una canción con un final instrumental de alto vuelo. La presentación de su último trabajo cierra con “El camino”, con la presencia de Stutz y Martínez en guitarras criollas y Villafañe entonando como declaración de principios: “Lo único que importa es el viaje / No quiero saber cómo es el final”.

Tras un breve intervalo, Sick Porky regresa al escenario para recorrer parte del material de sus tres primeros discos de estudio, e inicia el segundo tramo del concierto con la potencia de “Ephemerol”, perteneciente a Los descarnados (2014). Para “Los que no temen”, la banda invita a Marilina Bertoldi, quien desde el centro del escenario se saca chispas con Villafañe en un gran dueto vocal. Mientras Martínez se luce nuevamente en guitarra con un enorme solo en “El fueguino”, en “Encogemente” el invitado es Fernando Ruiz Díaz, quien vocalmente hace gala de su lado más visceral para agregarle crudeza a la interpretación del grupo.
         
“Queremos ver a las hordas volviéndose locas”, anima Stutz al público en el inicio de “Los descarnados”, con un soberbio Manuel Sibona en batería junto a la precisión del guitarrista Leandro Mousseaud, quienes ejecutan junto a sus compañeros pasajes instrumentales que nuevamente muestran a una banda dispuesta a expandir sus horizontes. El segmento final del show, como el principio, muestran a un grupo que disfruta sobre el escenario y sabe muy bien lo que hace: “Dilema del cautivo”, “Buitro” y “Pura sangre” permiten comprender cómo Sick Porky ha traducido sus múltiples influencias en una propuesta musical personal, que vive en la noche de Vorterix una de esas jornadas de triunfo, difíciles de olvidar.


Sick Porky ofreció un concierto intenso y cautivante de comienzo a fin. La banda no le dio tregua a su público, y el gran sonido del Teatro Vorterix junto a su juego de luces oficiaron como condimentos ideales para que el grupo desplegara su mixtura de hard rock, metal y otros estilos y presentara oficialmente a sus fans un cuarto disco de lírica reflexiva y música filosa y directa, que a partir de aquí saldrá a defender en cuanto escenario le toque presentarse. 

TODAS LAS FOTOS