Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Poseidotica

Sonidos de otro planeta

Cronista: Ive Brunello | Fotos: Nacho Boullosa

12 de Agosto, 2017

Sonidos de otro planeta

La banda cerró un show donde los sonidos, las luces y la puesta en escena fueron protagonistas en Niceto Club. Translucido y Sur Oculto completaron la fecha repleta de música instrumental.

Desde el arranque del espectáculo stoner, se podía ver a un fan concentradísimo en un viedeojuego de fichines sobre naves espaciales mientras escuchaba de fondo los primeros sonidos del sintetizador de Translucido. Es que no se trató sólo de un recital de música, ya que lo que la rodeó también cobró importancia. El fanático de los videojuegos seguía pasando niveles al ritmo de los tambores que sonaban de fondo como en “El sonido del trueno”. Ya en el escenario se podía ver la propuesta de esta fecha: sintetizadores psicodélicos, bajo eléctrico, percusión y los juegos de luces que atravesaba el escenario cambiando de color constantemente. La banda conformada por Martín Grainer en batería, Martín Rizzola en sintetizadores y percusión, Manuel Acosta guitarra eléctrica y Ramiro Rodriguez Goitia en bajo eléctrico, fue la primera en presentarse. El cuarteto tocó alrededor de 40 minutos su música instrumental Electro Go, una especie de temas tecno, stoner y psicodélicos combinado con el género space rock y rock progresivo.

La nave espacial seguía avanzando niveles mientras algunos se acercaban asombrados de la preocupante energía del fanático, hasta que irrumpió la siguiente banda: Sur Oculto. El trío cordobés integrado por Sebastián Teves (bajo), Emanuel Borgna (batería) y Andrés Arias (teclados), continuó con la propuesta instrumental. Esta no estaba muy relacionada a los videojuegos de naves espaciales sino tal vez a alguno más destructivo e intenso (aunque también futurístico) con temas como “Elefante” o “El eterno regreso al caos” de banda sonora. El grupo ofreció un estilo parecido a Translucido, con gran protagonismo del teclado aunque con un sonido más inclinado al heavy metal.

En ambas bandas el juego de luces tomo una participación clave prendiendo y apagándose al ritmo violento de la batería y cambiando de color al igual que los desfiles de estilos musicales. Rock progresivo, alternativo, psicodélico, la presencia de sintetizadores, percusión, y el poder de las guitarras eléctricas se escucharon en el bar de Palermo.

Pasadas las 22 llegó el turno de Poseidótica. Vestidos con ropa futurística metalizada, con una pantalla de fondo con imágenes psicodélicas y con su baterista “conectado” a cables que alcanzaban los extremos del escenario. Seguían los rayos de luces y ya no había lugar para los fichines. La atención se centró en la aptitud de la banda en generar distintos climas con su música ambiental y experimental. El grupo formado por Hernán Miceli (guitarra), Martín Rodríguez (bajo), Santiago Rua (guitarra) y Walter Broide (batería) propuso un estilo pesado, rockero y progresivo inspirado en artistas como Pink Floyd, Kyuss o Brant Bjork. La banda sumó al escenario a un segundo baterista, quien tocó en conjunto con Walter Broide, al igual que un tercer guitarrista presente sólo en algunos temas. Su estilo stoner pesado aparece en temas como “El alma de las máquinas”, “La distancia”, “El dilema del origen”, “Viaje de agua” o “Elevación”. Como condimento final, la banda hizo “Communication breakdown” e “Inmigrant song”, dos covers de Led Zeppelin en el que se escuchó la voz y gritos agudos por única vez en el show.

Poseidótica cerró una fecha en donde se impuso siempre lo instrumental, pero en la que también jugó una parte clave la puesta en escena,  generando, así, distintos climas musicales y ambientales.

TODAS LAS FOTOS