Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Personal Fest

 Día 1 - Un collage de personalidades

Cronista: Gentileza: Angie J. Bensignor | Fotos: Gentileza: Ro Diaz

08 de Diciembre, 2005

 Día 1 - Un collage de personalidades

En una noche de alta rotación para los asistentes, la variedad de músicos invitados al festival dieron todo de sí, brindando un excelente espectáculo.

En la noche del viernes tuvo lugar la primera fecha del festival organizado por la compañía de telefonía celular Personal. El dique 1 de Puerto Madero se convirtió en una especie de feria en donde se podía conseguir desde un ringtone para el teléfono hasta bajarse temas para el i-pod, bailar al ritmo de las bandejas de un dj o escuchar a tu banda favorita. El lugar estaba organizado en seis espacios: tres carpas destinadas a distintos dj’s o grupos electrónicos (más Kevin Johansen que no hay forma de meterlo en ninguna categoría), un escenario alternativo, uno dedicado a bandas de rock y el escenario principal.

La consigna del evento parecía tomada del título de la famosa colección de libros “Elige tu propia aventura”. No hay dos personas que hayan visto lo mismo, cada cual tendrá una historia distinta para contar. Así es como yo viví la mía...

Tarde pero seguro

Como se suponía que los primeros shows iban a comenzarv a las 18 hs de la mano de Tonolec, Dj Lalann, Somnia y Hana, muchos creímos pertinente llegar un ratito antes para no perdernos nada. Error, recién dieron puerta a las 20hs, así que nos perdimos el principio. Y bueno, otra vez será. Quizás los organizadores no pensaron que podía haber gente que no solamente concurría por Good Charlotte. No obstante, la verdadera sorpresa me la llevé al darme cuenta al leer el programa que todos los artistas que había ido a ver tocaban a la misma hora (aproximadamente porque, como ya dije, todo estaba corrido por lo menos como dos horas). Pero como no quería perderme a ninguno, me pasé la noche corriendo de acá para allá, viendo un poco de esto y otro poquito de aquello, y bien sé que no fui la única en utilizar este método tan sabiamente descripto por aquel refrán que dice “El que mucho abarca poco aprieta”.

Pobre Música Electrónica

La idea de poner dj’s bajo techo no fue desacertada si se tiene en cuenta que la onda era crear un clima de intimidad para ponerse a bailar, lástima que el exceso de buenas ofertas para ver en los otros escenarios dejó sin público a los discjockeys. Los suertudos fueron Dj Caraca, Medicine 8 y Bajofondo, a los que les tocó animar la madrugada pasadas las tres, casi terminados los recitales al aire libre.

Los destacados del segundo plano

Las chicas tuvieron su lugar en la grilla del festival, demostrando que las mujeres también sabemos rockear. De mayor a menor aquí están, ellas son: Macy Gray, Hilda Lizarazu, las chicas de Oisin, Hana, Somnia y Ana (invitada de Plastilina Mosh).

En el escenario alternativo se destacó la actuación de Leo García. Sentado en el medio, solo y con su guitarra de siempre supo sacarle un excelente sonido a su instrumento como a su voz. Apenas pronunció la frase “Mira las luces de la ciudad” se llenó de gente. Los vio bailar y ahí nomás les dio el gusto y se despachó con “Morrisey”. A continuación Nonpalidece se subió al escenario para hacer de las suyas.

Mientras tanto , Dante sonaba a IKV en la otra punta del predio. Buen sonido, buenas canciones, buena música, mal momento: en el escenario principal esta comenzando el show de la primera artista internacional de la velada, Macy Gray. Chau Dante, me voy a ver a Macy.

Soul Revolution

Debo reconocer que no estaba muy interesada en verla, fui más bien por curiosidad, la verdad no me agradaba mucho la voz ronca que tenía en los vídeoclips. Nada que ver. En vivo es otra cosa, mezcla de gospel (por las coristas que bailan a dúo y todo),soul, r&b, hip-hop, qué sé yo. Y canta espectacular. Había más de diez personas en escena (pero no eran los Decadentes): Macy, las coristas, la tecladista, el baterista (que tenía toda la onda), percusionistas, guitarristas, bajista y alguno que otro más. La gente bailó durante todo el show, la cantante los hizo mover los brazos de derecha a izquierda, de izquierda a derecha, gritar ¡eooooh! pero finalmente consiguió hacer cantar al público con “Sexual revolution” .

Dios los Cría y Cabezones tocaron en el otro escenario mientras ella actuaba, acompañados por una cantidad de público importante teniendo en cuenta contra quienes competían en ese horario.

Good Show

Pasadas las veintitrés los adolescentes de negro coparon la zona de los invitados internacionales, era evidente que estaba por empezar Good Charlotte. Joey, el cantante, salió envuelto en una bandera argentina y se la paso el show entero tratando de comprar nuestra simpatía hablando en español, diciendo cosas como el clásico “¡hola argentina”!, “¡qué pasa,amigos!, hasta “chicas, mamasitas, ¿mamasitos?” Pobre, le salió mal, pero se lo perdonamos porque algo tenía que decir para compensar la llanura con que la gente que no se sabía las letras contemplaba el espectáculo.

Los Charlottes prometieron volver para dar un recital. Sinceramente tenían lo suyo, bastante carisma y ritmos pegadizos, un bajista copado y un guitarrista-tecladista de lo más loco. El tema más saltado: I just wanna live.

En simultáneo se encontraba Plastilina Mosh en el escenario contiguo. Letras spanglish filosas, melodías pogueables, músicos sacados, la combinación perfecta para pasar un buen rato, pura fiesta.

Puerto Madero se quedó sin el suelo

Luego fue el turno de Catupecu Machu, que salió a escena después de la dos de la madrugada. Con sus hits más bailables hicieron vibrar a la muchedumbre: “Eso vive”, “Hechizo”, “Batalla”, “Hormigas” y tantos otros que afortunadamente ya no alcanzan los dedos de las manos para contarlos. Energía a toda máquina desde la primera canción hasta la última, los hermanos Ruiz Díaz no pararon de hacernos saltar. A pesar de algunos problemas técnicos por los que tuvieron que cambiar el orden en la lista de temas, el cuarteto sonó impecable. Tal era el clima de potencia que se respiraba en el aire que sus seguidores se dieron el lujo de hacer mosh y destacarse entre tanto estancamiento de gente bien.

A la par, Simple Mind hacía rememorar a los más crecidos (los más viejos, bah) los dorados ochenta de jopos y vestuario en exceso, cuando todo sonaba pop debido a esa basesita percusiva inconfundible que marcó la época. Los escoceses abrieron con temas de su último disco Black & White 050505. Sin embargo, su vuelta a los ajetreados recuerdos del público lo marcaron los momentos en que arrancaron con “Ghost Dancing”, “Alive and Kicking” y el inolvidable “Dont’t you (Forget about me)”.

El resultado de esta mezcla de celebridades de la música local e internacional fue sin duda la diversidad de puntos de vista de los que allí estuvimos corriendo, bailando y pogueando. La noche se nos hizo agitada para los que pretendíamos no perdernos nada. El suelo de tierra desnivelado con el césped crecido no nos ayudó (y mucho menos a las tantas chicas que fueron ¡en sandalias!). Pero la calidad del sonido nos hizo olvidar la maratónica velada que pasamos. Las mejores actuaciones fueron, como estaba planificado, las que ocurrieron en el escenario de artistas de afuera; pero Catupecu Machu también aportó su cuota de alto voltaje roquero-disquero a esta fiesta de personalidades.
TODAS LAS FOTOS