Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Attaque 77

Con vos una vez más

Cronista: Mauro Fernandez | Fotos: Ayelen Martinez

17 de Agosto, 2017

Con vos una vez más

El ícono punk rock comenzó los festejos por sus 30 años en un Niceto repleto que disfrutó el repertorio basado en tres discos pilares de la extensa trayectoria.

Si veinte años no son nada, lo que serían treinta. Muchas historias pueden llegar a escribirse en ese camino, muchos sueños hacerse realidad y, a pesar de algunos tropezones, sacar fuerzas para levantarse y seguir disfrutando de todo lo vivido y por vivir. Mucho de esto representa Attaque 77, que desde el barrio de Flores encendió un deseo a fines de los ’80 y que hoy en día es la figura emblema de miles de jóvenes. Como toda familia, a veces hay lazos que se cortan y situaciones que merecen un respiro, por eso mismo la banda liderada por Mariano Martínez, tal como él lo expresó, estará realizando sus últimas presentaciones. Tras superar un problema de salud, se juntó con sus compañeros Luciano Scaglione y Leonardo De Cecco para anunciar fechas íntimas en lugares donde nunca habían tocado y con canciones puntuales según diversas etapas discográficas.

El Niceto Club de Palermo fue la primera opción para recorrer cinco años intensos en cuestión de horas. Es que para esa noche se confirmó que el set estaba compuesto por piezas de Ángeles Caídos (1992), Amén! (1995) y Un Día Perfecto (1997). Rápidamente el público agotó las localidades para disfrutar un momento con aires de melancolía. El jueves patrio, recordando un nuevo aniversario del deceso del General Don José de San Martín, en la esquina de Humboldt y Niceto Vega caían varios fanas para hacer la fila bien temprano; es que se les avisó que había firma de autógrafos y fotos. En los alrededores, más precisamente por Av. Córdoba, se encontraba la masa haciendo la previa con cervezas y fernet de por medio. Cerca de las 21 horas, la mayoría ingresaba al recinto en busca del lugar ideal. Algunos encaraban al puesto de merchandising y los más sedientos subían al primer piso donde solamente vendían alcohol; eso sí, debían consumirlo ahí, por lo que el sector estaba colmado. A medida que se iba llenando, los primeros cánticos empezaron a resonar con el “Oh, soy de Attaque, es un sentimiento, no puedo parar”, o bien, coreando el estribillo del clásico “Donde las águilas se atreven”. El marco festivo coincidía con lo que estaba por venir.

El calor se hacía notar y la espera culminó cuando la pantalla gigante proyectó un video donde cada músico recordaba las épocas que derivaron en el tercer disco de estudio. Bajo la música del viejo programa Fútbol de Primera, se presentaron con expresiones muy emotivas, mientras el delirio aturdía con “el que no grita Attaque, para qué carajo vino”. De inmediato, el teclado de Julián Méndez Morgan hizo la intro de apertura acompañada por la batería de Leo para que “Como Billy the kid” explotara las gargantas. Sin perder tiempo, se enganchó “Cambios” para seguir con la locura. Con el característico toro de fondo, el bajo bien marcado dio pie a “El perro” que continuó con De Cecco aplaudiendo en una versión inmejorable de “América” que permitió por un momento mezclar “Mucho por hacer” de Riff. La banda estaba bien aceitada y el sonido era impecable.

Tras un cambio de viola, Mariano dijo las primeras palabras: “Gracias por estar acá bancando a este grupo de rock nacional que cumple 30 años”. Luego abrió las puertas para debatir comentarios que vio en las redes sociales. “Dicen que estamos robando. ¿Ustedes qué creen?”, le retrucó a los presentes que apoyaron a los integrantes con el “Olé olé olé, cada día te quiero más”. Hasta la banda se sumó para tocar ese himno futbolero. La frenética “Piscis” animó nuevamente el pogo y desde las gradas podía verse al líder de Carajo, Marcelo “Corvata” Corvalán, disfrutando del espectáculo. Los valientes soldados de Malvinas fueron representados con “2 de abril” y al final todos saltaron porque el que se quedaba quieto podía ser tildado de milico. No cabía un alfiler cerca del escenario y los movimientos eran acotados para acompañar “Muy sucio para vos”. Ni hablar de “Héroe”.

Llegó el momento de presentar a uno de los invitados de la jornada. Desde antaño tomó poder de los parches, el baterista original Claudio Leiva. Sus golpes alimentaron los recuerdos con “El gran chaparral”. Hasta se dio el lujo de interpretar una canción de su autoría: “Filo”. Antes de que Attaque naciera había una banda que ya venía pidiendo pista y que tenía en sus posiciones a éstos músicos, se trataba de Cabeza de navaja. Allí estaban Mariano, Claudio y Alejandra Gravinese, que subió para acoplarse con la primera canción que compusieron que fue “Ya sé”. Un pico fuerte de la noche. La adolescencia de muchos reflotó con “Lo que quieras” y hasta estaban dispuestos a dejar sus corazones. La guitarra de Alejandro Flores bajó el fervor para “Cinco” y siguiendo la placa U.D.P la “Luz” dejó ver el romanticismo por los rincones. Antes de un breve corte, la historia de “Santiago” volvió a dar ritmo.

La prolijidad con la que se manejó la banda dejó satisfechos a todos con "¿Cuál es el precio?", en lo que a esta altura fue concierto bien pago. Este año saldrá un nuevo material que se encontraba demorado por una disputa con la compañía discográfica. El trabajo, titulado Triángulo de fuerza, volumen 1 (2017), tendrá entre su set la power “Como salvajes” tema que sonó en el boliche de Palermo. 

Otro invitado fue parte de esta función como también lo fue en el segundo y tercer disco de la banda. Adrián “Chino” Vera se calzó el bajo y cantó dos propias: “Justicia” y “Ángeles caídos”. Se llevó una ovación muy cálida. El sonido reggae y tranqui fue convirtiéndose en un punk furioso al compás de “Tres pájaros negros”. Para cumplir con el deseo de un fan que toda la noche la estuvo pidiendo, sonó “Fábrica” y para un falso cierre se marcharon con “Numancia”.

De más está aclarar que The Ramones es la gran influencia que tiene Attaque. Por eso los bises se largaron a escena con “Blitzkrieg pop”, el caballito de batalla de los chicos de Forest Hill. Pegada vino “Ángel” con el repique en el redoblante que aceleró la carrera con la fiesta de “San Fermín”. El final se asomaba en la medianoche con la melodía de “Chicos y perros” que a capela coreó el público. Mariano gritaba “Ya me aburrí” pero todos fueron abandonando Niceto muy contentos y divertidos, con algunos regalos que desde las tablas se iban arrojando. “En unos días nos vemos acá al lado”, disparó el líder agradeciendo a cada uno que se acercó para ponerle un poco más de tinta a este capítulo eterno que apenas lleva tres décadas. Una banda que pisa fuerte en el ambiente y tiene cuerda para rato. No sólo lo dicen los fanáticos sino que hasta el mismo Ciro Pertusi que asistió al show. “El mejor recital que he presenciado tanto arriba como fuera del escenario. No exagero. Aflojen con la nostalgia que se están perdiendo el presente”, publicó en su cuenta de Facebook. Los festejos recién comienzan y aún quedan más ataques.

Cinco son los recitales íntimos que dará la banda para festejar su trigésimo aniversario. Todos serán en Capital Federal y bajo un formato temático. Ahora se preparan para hacer tres fechas consecutivas en The Roxy Live, el 12, 13 y 14 de septiembre. Para las dos primeras ya no hay entradas, y la lista le dará lugar a temas de sus últimos cuatro discos: Radio Insomnio (2000), Antihumano (2003), Karmagedón (2007) y Estallar (2009). Podrán pasar 30 años, verás muchos caer, pero si nos juntamos, no nos van a detener.

TODAS LAS FOTOS