Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Cuarteto de Nos

Apocalipsis zombi en el Luna

Cronista: Lucia Poppa | Fotos: Ayelen Martinez

19 de Agosto, 2017

Apocalipsis zombi en el Luna

El sábado por la noche la banda uruguaya volvió a Buenos Aires para presentar su trabajo más reciente, Apocalipsis Zombi, en una noche llena de hits y pogo en el Palacio de los Deportes.

Eran pasadas las nueve de la noche y ya se podía sentir la ansiedad por parte del joven público que colmaba el Luna Park para escuchar al Cuarteto de Nos en una de sus habituales visitas a Buenos Aires. "Apocalipsis Zombi" es la nueva placa del grupo uruguayo y la excusa perfecta para llenar otro estadio que en esta ocasión rebalsaba de veinteañeros y familias con niños que se preparaban para una noche que se pensaba inolvidable. Globos de color naranja en alusión a la tapa de su reciente disco flotaban por los aires y pasaban de mano en mano. En ellos se leían frases de canciones del grupo que se hacía esperar y por eso se oían los cantos y se sentían los pogos previos a la aparición de los músicos.


Se hizo la hora y allí estaban. Roberto Musso, Santiago Tavella, Santiago Marrero, El Topo y Álvaro Pintos salieron al escenario aunque de una forma particular: llevaban máscaras de animales para interpretar el primer tema de la velada, "La Bestia". Minutos más tarde, Roberto, que ya se había sacado todo tipo de caretas, no podía dejar de caminar frenéticamente sobre el escenario y mordía a sus compañeros mientras interpretaba "Apocalipsis Zombi".

El comienzo del show estuvo plagado de energía gracias al repertorio que eligieron para mantener la noche bien arriba. El campo estalló con "El hijo de Hernández" y tanto la gente de las plateas, como de las tribunas se puso de pie para corear cada verso de uno de sus grandes hits. Musso casi no se animaba a cantar cuando llegaba la hora del estribillo ya que el público se apoderaba de las palabras.


En "Ya no sé qué hacer conmigo" se seguía escuchando la intensa participación del público, que además imitaba cada gesto del frontman. Luego fue el turno de Santiago Tavella, que desfachatado y sin tupor con un saco rojo carmesí y su tupido bigote, le robó el protagonismo a Roberto en algunos instantes de la noche, en esta primera oportunidad fue para interpretar "Enamorado tuyo". Dieron un breve saludo a los presentes y los temas siguieron con "Invisible", también de su nuevo disco, "Lo malo de ser bueno" y "Mi lista negra", que dio lugar para tocar otro de sus nuevos temas que en este caso fue "El innombrable".


Siguieron con "La nena no llora" y nuevamente tomó el micrófono Santiago, que con su camisa a flores interpretó "Whisky en Uruguay". "Se dice que no soy una persona adepta al trabajo", bromeó más adelante el bajista para presentar otro de los temas. Sus brazos y piernas al ritmo de la música y con meneo incluido, el músico cantó "Pobre papá".


Al margen del público joven, la banda reunió un ambiente familiar y los nenes también tenían participación. A caballito de sus padres, fueron varios los pequeños que se animaron a "rapear" desde abajo, cantando y agitando sus brazos incentivados por la música.


Roberto hizo una breve presentación de los músicos y hasta se animaron a tocar unas notas de "La Pachanga" de Vilma  Palma. La noche no tuvo invitados, sin embargo el frontman  cantó con Santiago Marrero "Mirenme", seguido de "Me amo".  Más tarde, la gente comenzó a agruparse nuevamente en el medio del campo para hacer pogo cuando escucharon los primeros acordes de "Invierno del 92".


"Gracias a todos, nos vemos a la vuelta", fueron las palabras del cantante para anunciar su ‘último‘ tema, "El rey y el as" y los fans no podían creer que ya se terminaba todo. Hubo un pequeño impasse y los músicos volvieron a salir a las tablas agradeciendo la posibilidad de otro encuentro en este lugar al que definieron como "su segunda casa". Cerraron con "Miguel gritar" y otro de sus hits, "Yendo a la casa de Damián", tema con el que el público, como era de esperar, se volvió loco y acompañó de principio a fin para despedir otra presentación del Cuarteto, esperando, como es tradición,  que vuelva a tocar suelo en Buenos Aires.

TODAS LAS FOTOS