Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

El Plan de la Mariposa

Un brote de pasión

Cronista: Fernanda Miguel | Fotos: Luciano Bassano

26 de Agosto, 2017

Un brote de pasión

La banda de los hermanos Andersen y amigos presentó Devorando Intensidad, su nuevo disco, ante un Vorterix repleto que se entregó a un viaje lleno de buenos momentos.

Siempre existe esa costumbre (mala para algunos) de querer ponerle un rótulo a las bandas. En este caso, los propios integrantes de El Plan de la Mariposa -seguramente después de que les preguntaran miles de veces qué es eso que hacen- autodefinen a su música como “rock libre”. Claro, en esa libertad puede haber miles de cosas, pero para entender un poco más de qué se trata, sólo basta con poner de ejemplo el show que brindaron el sábado.

La noche arrancó con la performance de una mujer-loba que emulaba a la que aparece en el arte de Devorando Intensidad, el cual responde a una secuencia que arrancó en su primera producción y que Sebastián Andersen (voz) explicó en una entrevista dada a este medio. Luego de los aullidos que inundaron el recinto, se escucharon los primeros acordes de “Invierno nuclear” para luego darle paso a “¿Cómo decir que no?” y “Mar Argentino”, junto a un grupo de cuerdas que los acompañó en varias ocasiones.

La gente coreó todas las canciones del disco nuevo como si las conociera desde siempre, cuando en realidad salió hace tan solo un mes, por lo que queda demostrado que la fidelidad y el lazo con la banda es más que fuerte. La emoción se vivió tanto arriba como abajo del escenario, la energía era un ida y vuelta constante que abrazaba a todo Vorterix.

Devorando Intensidad es quizás el disco que los encuentra en una faceta mucho más madura, que va desde el sonido, hasta la puesta en escena, entre otros condimentos que enriquecen aún más ese trabajo colectivo que arrancó en el 2008 en Necochea.

Las canciones de otras producciones también dieron el presente como “Braian” y “Viajo con el sol” de Trance Habitante (2013). Para “Flor de Tilcara”, que forma parte de Danza de Antalgia (2015), invitaron al flautista Horacio Rodríguez, ex integrante de la banda, para que se sume al tema. Luego Camila Andersen y su gran voz se lucieron con “El cuerpo sabe”.

Después de “Savia” y del agradecimiento por dejarlo a él y a sus hermanos “hacer catarsis”, Sebastián pidió por la aparición de Santiago Maldonado, a quien le dedicaron el tema “Cruz del Sur”. Mientras, algunas lágrimas se derramaban en los rostros de los asistentes que luego gritaron su nombre muy fuerte.

El corte “El riesgo” produjo un efecto terremoto que no paró en una larga secuencia que incluyó “Calle Mantra”, “Romance con el desapego”, “Mi Jagger”, “Lazhina” y “Te quiero”, para dar paso a un falso cierre que le dio un respiro a los fanáticos.

“La cobardía”, “Abrime los ojos” y “La vida cura”, marcaron el final, con un público completamente extasiado y agradecido, algo que también se notó entre los integrantes de la banda que, una vez más, con su rock libre abrieron mentes y llenaron corazones.

TODAS LAS FOTOS