Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Residente

Como bailan los pobres

Cronista: Ive Brunello | Fotos: Gentileza: Prensa

14 de Septiembre, 2017

Como bailan los pobres

El cantante boricua llenó el Luna Park en donde dio a conocer su primer álbum como solista, pero sin dejar afuera sus éxitos de Calle 13.

Las gorras anchas de visera plana y los pantalones angostos se empezaban a ver en la previa del show. Un público de diferentes edades, pero sobre todo con gran presencia de adolescentes, estaba listo para escuchar las letras combativas, críticas y pegadizas de Residente, quien presentó su primer disco homónimo. 

Más allá de las canciones a favor de Latinoamérica, de la integración racial, de la educación o de la justicia combinados con el rap alternativo, el cantante demostró estar incursionando en otros ritmos musicales, inspirado en sus viajes a África y a otras partes del mundo como China y Rusia. Esta nueva faceta musical estuvo acompañada por integrantes de distintos países: el alemán Elías Meister (guitarra), el estadounidense Justin Purtill (guitarra), la puertoriqueña Kiani Medina (voz y coros), el marroquí Brahim Fribgane (percusión), el puertoriqueño Daniel Diaz (percusión), el estadounidense Thomas Pridgen (batería) y el argentino Leonardo Genovese (teclados).

Los sonidos africanos arrancaron con “Somos anormales”, el primer tema de la noche en un estadio repleto que estalló y bailó al ritmo de “Baile de los pobres”, un clásico de Calle 13. Tras mencionar por primera vez en la noche la desaparición de Santiago Maldonado sonaron “El aguante” y “Desencuentro”, este último con una introducción del pianista argentino y con la fuerza de la segunda voz de Medina. El quinto tema, “Calma pueblo”, con un sonido de lo más rockero del recital, estuvo dedicado a los grandes empresarios de la industria musical “que no apoyan el arte ni la música independiente” y, más tarde, “Pa´l norte” dedicada “a todos los inmigrantes del mundo”.

Por segunda vez el público se hizo escuchar a favor de la aparición con vida de Maldonado, a lo que René Peréz disparó: "Esta lucha tiene q ser permanente hasta que aparezca, no conviertan esto en asuntos de partidos políticos… ustedes son más inteligentes que eso". Tras llevarse una ovación, el show continuó con “Dagombas en Tamale” y “Adentro”, cuando de repente el público enloqueció al reconocer los clásicos “Atrevete-te-te” y “Cumbia de los aburridos”.

Tras los exitosos temas de su ex banda, volvieron los ritmos de tambores e instrumentos de cuerdas para hacer “La sombra” y “Guerra”, dos canciones de su último trabajo en solitario, los cuales compuso en su viaje a Burkina Faso y Georgia. “Saltamos a un tema más bailable y perverso”, avisó el puertoriqueño antes de que suene “Fiesta de locos”, a la que le siguió la balada romántica “Muerte en Hawaii” y más tarde la profunda y combativa “Latinoamérica” con la participación de la cantante coplista argentina Mariana Carrizo.

Luego de pasar por uno de los puntos más altos y de mayor fervor del recital, Residente volvió a su trabajo como solista al presentar el tema “Milo” dedicado a su hijo, y pegado “Apocalíptico”, el cual grabó en Inglaterra inspirado en la banda sonora de la película Interestellar. Siguieron “La vuelta al mundo”, acompañado por los coros del público, “Hijos del cañaveral” y “El futuro es nuestro”. Para la parte final, el rapero eligió “No hay nadie como tu” y “Vamo a portarnos mal” y así hacer vibrar a la gente que bailó, saltó y cantó desde el campo hasta la platea.

En un recital que duró poco más de dos horas, Residente combinó su conocido rap crítico con nuevos sonidos y letras experimentados en su viaje por el mundo. Un show con la importa de Calle 13 sumado a los nuevo rumbos musicales de René Perez.

TODAS LAS FOTOS