Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Ratones Paranoicos

Que esto dure para siempre

Cronista: Pablo Andisco | Fotos: Luciano Bassano

16 de Septiembre, 2017

Que esto dure para siempre

Juanse, Sarco, Roy y Memi brindaron un show acorde a su historia. Una lista de temas imbatible, una banda en estado de gracia y la promesa de un continuará que ilusiona a los fieles paranoicos.

La lluvia de papelitos, las banderas flameando y doce músicos en escena entregando una versión deluxe de “Para siempre”. El saludo afectuoso, con beso y abrazo entre cada músico y el agradecimiento al público, tras dos horas y media de show. Esa fue la última postal que dejó el regreso de Ratones Paranoicos luego de un parate de seis años. Y la historia no habría podido haberse escrito mejor.

Todo comenzó, como marca el cuento paranoico, con “Ceremonia en el hall”, seteando la tendencia de la primera parte del show que ancló en la etapa clásica de la banda. “Sucia estrella”, “Sucio gas”, “Una noche no hace mal”, “Ya morí” y “Vicio” se sucedieron en continuado, apenas interrumpida por las palabras del líder. “Buenas noches, fue por ustedes”, saludó Juanse. Palabras justas, que hable la música.

“Isabel” y “Carol” llegaron enganchadas y fue la primera muestra de la big band en su esplendor. Con las teclas maestras de Germán Wiedemer, de un lado se ubicó la sección de vientos -Pablo Fortuna en saxo tenor, Fabián Veglio en trompeta y Marcelo Garófalo en saxo barítono- y a la derecha los coros, a cargo de Gori y Adri Rodríguez y Flor Ibarra del dúo Boconas. Un lujo estético y musical, que embelleció con vaivenes souleros y funkies cada una de sus intervenciones, y que supo entrar y salir según los temas lo requerían.

La puesta del hipódromo puso al ojo paranoico en el medio y cuatro pantallas a los costados, dos para cada uno de los músicos. De derecha a izquierda, Sarcófago, Juanse, Roy y Memi. A los costados y en el mangrullo, otras tres pantallas transmitían en HD, mientras que entre el público se mezclaban aquellos viejos stones de jardinero y pañuelo con nuevas generaciones, que crecieron escuchando la leyenda.

De a poco el repertorio fue abarcando toda la discografía paranoica. Canciones como “La banda de rock and roll”, “El vampiro” y “El centauro” prepararon el terreno para dos de los grandes éxitos de la banda “Rock del pedazo” y “Rock del gato”. Con “Boogie” como puente –con solo de Roy y presentación de la banda incluida-, el grupo eligió mezclarlos en su repertorio y pasaron como dos canciones más de su extenso greatest hits.

Luego de algunos temas muy queridos por el público paranoico, como “Destruida roll” y “Caballos de noche”, llegó el único invitado de la noche, Fabián Von Quintiero, quien ocupara el bajo tras la salida de Memi. “Fue muy importante cuando la banda estuvo por separarse por primera vez”, reconoció Juanse. El Zorro fue derecho a las teclas y arrancaron “La calavera”, una gran interpretación a banda completa, otro de los momentos top.

De ahí en más, el show fue al palo. “Juana de Arco”, “Líder algo especial” y un breve respiro con “Lo que doy” dejaron la mesa servida para “Enlace”, con el ritual de antaño: Juanse corriendo de un lado al otro del escenario para trepar la escalera de amplificadores y bailar en las alturas. De eso también se trató este regreso. De volver a reconocerse en aquellos jóvenes pero desde la óptica del presente. Por eso, también, se repitieron los agradecimientos a Dios y las persignaciones. “Tómalo o déjalo”, invitaron allá lejos y hace tiempo, una propuesta que el público decidió refrendar.

Los bises trajeron las novedades y la ilusión. Primero sonó “No llores” –único tema del disco del 2009 Ratones Paranoicos-, y “Yo te amo”, la canción estreno de este regreso. Después de “Sigue girando” llegó el cierre con “Para siempre” y el “hasta la próxima” de Juanse, que ayuda a pensar en que la vuelta no haya sido apenas el sueño de una noche de primavera nacional.

TODAS LAS FOTOS