Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Incubus

Versátiles e innovadores

Cronista: Ive Brunello | Fotos: Anabella Reggiani

28 de Septiembre, 2017

Versátiles e innovadores

Luego de cuatro años, la banda californiana regresó a la Argentina en el marco de la promoción de su último trabajo de estudio titulado 8.

Horas antes del comienzo del show, un Dj tomó el centro del escenario para poner en ritmo a los ansiosos fans que comenzaban a ocupar cada espacio del DirecTv Arena. Para matar la espera, el artista convertido en estrella de rock hizo sonar algunos de los temas más icónicos de los ´90 y 2000, muchos de ellos pertenecientes a bandas que influenciaron musicalmente a los anfitriones. Los oídos entraron en calor con Red Hot Chili Peppers, Rage Against The Machine, Faith No More y Metallica. Pero para las 21 horas la espera se transformó en aplausos a medida que se hizo presente el quinteto californiano formado por Brandon Boyd (Voz), Mike Einziger (Guitarra), José Pasillas (Batería) , Chris Kilmore (DJ) y Ben Kenney (Bajo).

El comienzo fue tranquilo y de la mano de Einziger haciéndose cargo del piano para que suene “Quicksand” presente en Light grenades (2006) y, al igual que en ese disco, la lista continuo con “A kiss to send us off” con mucha más agresividad. Tras los primero aplausos, la banda formada en 1991 siguió con “Nimble bastard” de su nuevo material 8 (2017)y, siguiendo con el clima rockero, sonó el clásico “Anna Molly”.

“Love hurts” marcó lo que sería un clima más tranquilo en la noche, con luces rojas en el escenario y con Boyd más suelto caminando de un lado a otro del escenario. “Megalomaniac” y “Here im my room” ambos del disco A crow left of the murder (2004) mostraron una ambigüedad entre los sonidos más pesados y pop de la banda, hasta que el público no contuvo sus energías y las soltó en el estribillo de “Stellar”. Sin dar tregua a los fans, que siguieron tomando registro con sus celulares, llegó “Wish you were here” de Morning View (2001) sumado a una improvisación del tema homónimo de Pink Floyd en lo que fue uno de los puntos más altos del recital.

Para la segunda mitad de la noche los efectos de sonido de Kilmore tomaron más protagonismo con el nuevo hit “State of the art”, “Pardon me” y “Love in a time of surveillance” también del último trabajo de estudio. El rock alternativo, característico de Incubus, se escuchó con “Pantomime”, y luego un sonido más funk con “Sick sad little world”, sumado a temas más tranquilos como “Echo”, “Loneliest” y un rock experimental en “Pistola” y “Make no sound in the digital forest”. Abruptamente, la banda decidió volver a su influencia más pesada con “No fun”.

Sin desperdiciar la emoción que trajo en los fanáticos el primer tema del disco 8, los estadounidenses decidieron volver a sus clásicos y, de esta manera, entusiasmar a los presentes con “Nice to know you” (que incluyó a un fan arriba del escenario) y “Drive”. El final llegó con la tranquilidad de los efectos de sonido, tambor y un instrumento chino de cuatro cuerdas llamado pipa que se complementaron a la voz del cantante para hacer “Aqueous Transmission”.

Sin defraudar a su público, tanto con sus clásicos como con los temas de su nuevo disco, Incubus demostró que sigue vigente en la esfera musical. Igual que a lo largo de sus más de 20 años de trayectoria, la banda desplegó distintos estilos musicales como el rock alternativo, nu metal, funk rock, rock experimental y pop. Estilos que se hicieron presentes en su gira por distintos países latinoamericanos como Brasil, Chile, Perú y, ahora, Argentina.

TODAS LAS FOTOS