Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Todo Aparenta Normal

Desesperados por volvernos a encontrar

Cronista: Mauro Fernandez | Fotos: Alan Guex

14 de Octubre, 2017

Desesperados por volvernos a encontrar

Todo Aparenta Normal presentó en La Trastienda su nuevo disco ante un público cálido que vibró con cada canción. Un show potente que justificó que las apariencias normales engañan ya que la locura estalló en San Telmo.

Día feos, otros lindos. Así se va turnando esta loca primavera en la ciudad. De por sí, el clima cada vez está más loco. En un mundo donde todo se cree o se acepta como habitual, las cosas van cambiando y nos encontramos con otras desconocidas a las cuales debemos adaptarnos. Lo mismo pasa en la música: surgen nuevos sonidos que rompen con lo establecido y se convierten en el cable a tierra de muchas personas.

En el 2009, desde Don Torcuato, tras la disolución del grupo La Senda del Kaos, se formó el cuarteto Todo Aparenta Normal con Nicolás Alfieri (voz y guitarra), Alexis Koleff (bajo y coros), Lucas Barzan (ex Rupperto en guitarra, teclados y coros) y Juan Pablo Alfieri (batería, samplers y coros). Inmediatamente, la repercusión del público y la prensa especializada los ubicó como una banda a tener muy en cuenta. Las giras por Buenos Aires y el interior fueron en alza hasta quedar como seleccionados entre 160 grupos para formar parte de un compilado en el estudio de Los Auténticos Decadentes. Un antes y después. Algo fuerte estaba floreciendo.

Tan contingente es todo que siempre se precisa de una cosa distinta. No por nada T.A.N (siglas de la banda), editó su primer álbum que se llamó Diferente (2012). Un par de años más tarde, los niños prodigios de la escena local publicaron Hijos del mundo (2014) que fue nominado a un Premio Gardel. Las rutas les dieron la bienvenida a nuevos lugares y llegaron a Francia y España.

Motivados por el buen presente, grabaron en Estudios Romaphonic su reciente álbum En el desaprender (2017) con la producción de Tweety González y la colaboración de Mariano Bilinkis como ingeniero de sonido y diseño de audio en grabación y mezcla. El disco posee once canciones bien ensambladas y una propuesta instrumental que transporta a un viaje placentero. Para su presentación, la psicodelia llegó a La Trastienda Samsung.

El recinto porteño comenzó a llenarse mientras los presentes disfrutaban de cervezas y charlas ya que el calor lo ameritaba. De golpe, a las 21 horas puntual, las luces se apagaron y la intro musical de “Epifania” abrió el telón para que el fervor estalle con “Canción del desaprendiz”. Bajo un juego de luces y pantallas gigantes, la banda lució un atuendo con tiras de colores en sus hombros. Siguiendo con el último trabajo discográfico, las bases y el riff en la guitarra de Nicolás dieron lugar a “La dicha de los cobardes”.

Sin pausa, el líder, agradeciendo a cada uno que se acercó, expresó: “Es un honor presentar a quien produjo este último disco”, haciendo referencia a Tweety González. La iluminación verde trató de “Romper un misterio” mientras el cielo era techo en el lugar. Luego fue el turno del corte de difusión “Jinete” que contó con un video oficial en un bosque y a orillas del mar. El público gritó la ovación al compás de “Todo Aparenta la puta que lo parió”.

Una potente vibración sucumbió el lugar al son de la combinación instrumental de “Equinoccio” que continuó con la power “Pornorock”. En el fondo Juan Pablo estaba sofocado por el calor, pero no dejó en ningún momento de pegarle fuertemente a los parches. El colchón de palmas de los presentes acompañó la bella “Sobre la cicatriz”. "¿Cómo están ahí? ¿Quieren más? Bueno, cántenla todos”, solicitó Nicolás antes de entonar “Aquelarre”.

Momento para presentar a un invitado en guitarra. Desde Parteplaneta subió Luciano “Tano” Farelli para cerrar el disco de la noche con “Traful” y “Místico” mientras un set de cuerdas con violines y violonchelo se lucía. De esta manera, se repasó todo el material que dejó muy satisfecho a los fans y la fiesta se prestaba a seguir con los clásicos característicos de la banda. Hubo un cambio de look y todos salieron vestidos de negro. La historia de “Leticia” cautivó a más de uno e inmediatamente las luces se apagaron dejando el show “Al oscuro” a medida que los coros resonaban. Una de las canciones más viejas formó parte del set: “Equilibrios”, punto alto de la noche.

El pogo armado en el centro se movió de aquí para allá con la rítmica “Buenos Aires”. Otra del disco debut provocó un lindo juego entre el público y la banda. El sonido rocker de “Mi mejor canción” fue de las más disfrutadas. Intentando “Detener el tiempo” para que esto no se acabe, los gritos de arriba y abajo se fundían en un acto único. “El calendario” marcaba una fecha especial para T.A.N y con el correr del tiempo el crecimiento profesional es notable. Un par de chicas subidas en andas no paraban de agitar. Cerca de las 23 horas, en un repertorio prolijo todo parecía ir llegando a su fin.

“Gracias, no tenemos palabras. Ya nos queda corto todo lo que podríamos decir, pero gracias de corazón”, dijo el cantante, con aires de emoción, en nombre del grupo y staff. Los que coparon La Trastienda respondieron con “Vamo´todo aparenta”. Despidiéndose en su ley, el cuarteto culminó la cita con “Agazapado” y la infaltable “Como un faro”. Sin lugar a dudas fue una noche especial. De esas en las que hacen dar cuenta que a pesar que todo cambia, hay algo que permanece inmodificable: el amor por la música. T.A.N sigue caminando a pasos agigantados y la locura no parece tener cima.

Con 20 temas bien seleccionados, Todo Aparenta Normal presentó de punta a punta su último trabajo de estudio. Sin tiempo para el descanso, repasaron cada canción junto a éxitos que forman parte de su trayectoria. Una historia que lleva unos ocho años con un sonido particular que no tiene límites en este camino psicodélico.

TODAS LAS FOTOS