Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Barock 2017

Bienvenidos al tren

Cronista: Augusto Fiamengo | Fotos: Fernanda Guitian

14 de Octubre, 2017

Bienvenidos al tren

En el Día 1 del B.A.Rock brillaron los padres fundadores del rock argentino; Los Gardelitos desataron una fiesta y La Vela Puerca, Las Pelotas y Catupecu Machu hicieron disfrutar a miles de asistentes con sus clásicos.

El comienzo de la quinta edición del B.A. Rock, a 47 años del primer festival cuyo título oficial fue “Festival de la música progresiva de Buenos Aires”, ya puede anotarse desde el comienzo una punto a su favor: la gran cantidad de padres e hijos que concurren juntos a compartir la jornada. Tal vez, muchos de los que peinan canas y estuvieron presentes en oportunidades anteriores no hayan imaginado que una nueva edición los encontraría mostrándoles a sus hijos quiénes fueron sus héroes del rock décadas atrás. Para los más jóvenes, es la oportunidad de que sus padres escuchen en vivo qué los emociona en la actualidad. Cosas de la música, cosas del rock. Cosas de la Argentina.     

Algunos de los miembros de las míticas bandas que pusieron los cimientos del género por estas tierras vuelven a las fuentes en un ejercicio de nostalgia para los de la vieja guardia y de descubrimiento para las jóvenes generaciones. Desde temprano, Emilio Del Guercio repasa en el escenario “La Balsa”, al aire libre, canciones de Almendra como “Fermín” y “Cambiándome el futuro”, y “Violencia en el parque” de Aquelarre. Con un set arrasador en el escenario “Signos”, en el que combina el hard rock y blues, Alejandro Medina homenajea a La Pesada del Rock and Roll de la mano del clásico “Tontos”, y cierra su show recordando a Pappo y a la banda que fundaron a finales de los ‘70, Aeroblus, con el tema “Vamos a buscar la luz”. En el mismo escenario que Medina, y antes de La Vela Puerca, Ricardo Soulé encandila al público con sus solos de guitarra y sus deliciosas ejecuciones de violín, y junto a su banda La Bestia Emplumada, interpretan parte de su repertorio solista y gemas de la obra cumbre de Vox Dei- La Biblia- como la dulce “Libros sapiensales” y la hipnótica y arrasadora “Génesis”.

Como era de esperar, el siempre vigente Litto Nebbia se presenta en el escenario “La Balsa” junto a Pez, la banda comandada por Ariel Minimal, y uniendo fuerzas se dedican a tocar en vivo parte  del material de su reciente trabajo en colaboración, Rodar, en el que homenajean al rock argentino de los años ´60. Nebbia y Minimal alternan en la voz principal y despliegan junto al resto de los músicos un set rockero, aguerrido y con una gran calidad de sonido en el que se destacan “El rey lloró”, “Madre escúchame” y la infaltable “La Balsa”. Con un Minimal inspiradísimo en guitarra, el concierto cierra con el clásico de Moris, “Pato trabaja en una carnicería”, y “Hogar”.

La presentación de Catupecu Machu mientras la tarde cae es ideal para poner definitivamente al público en clima festivo con la arenga permanente de Fernando Ruiz Díaz y una lista de temas que combina canciones como “La piel del camino” y “Confusión” con parte de los clásicos de las primeras épocas, como “Dale” u “Origen extremo”. Como perla, la banda invita al escenario a Lisandro Aristimuño a compartir “Para vestirte hoy” (del disco de Aristimuño 39 grados), y Ruiz Díaz se deshace en elogios: “Es un santo de la guitarra y de la voz, uno de los poetas más lindos después de Charly García y Spinetta, y lo más increíble que le pasó el rock argentino en los últimos 15 años”. Entre tema y tema, el líder de Catupecu ensaya una defensa a capa y espada a los organizadores del evento:“Los conozco desde hace mucho, y además el B.A. Rock no tiene un sponsor que lo banque. Organizar a U2 con The Joshua Tree es muy fácil”, esgrime y hasta pide enérgicamente que no haya banderas delante del escenario porque “principalmente son una falta de respeto para los que están atrás y no ven nada”.

Después de las contundentes actuaciones de La Condena de Caín y Nagual en el escenario “Artaud”, el estadio cubierto del predio Malvinas Argentinas se vuelve un hervidero con la presencia de Los Gardelitos. Eli Suárez renueva la formación con el ingreso de Jero Sica (Viticus) en batería y Ponch (ex La 25) en bajo, entre otros, y la banda tributa al género con “Viejo y querido rocanrol” y “Amando a mi guitarra”. El cantante se toma un tiempo para enviar varios mensajes: "Un saludo grande para La Renga, que después de mucho tiempo volvió a tocar en Capital y le cerró el orto (sic) a todos los medios de comunicación. Ahora le están rompiendo las pelotas al Indio Solari, y le enviamos nuestro apoyo a una de las voces que más representa a la patria del rock and roll. Y seguimos pidiendo por la libertad de Patricio Santos Fontanet. ¡La música no mata, Callejeros es inocente!”. Eli tampoco olvida a su padre, el fallecido fundador del grupo Eduardo “Korneta” Suárez, en el día de su nacimiento, y le dedica la poderosa “Pájaro y campana”.

“¿Estamos bien?”, el latiguillo de los últimos años con el que Germán Daffunchio testea cómo se encuentra el público, anuncia la llegada de Las Pelotas, uno de los principales animadores anunciados para el primer día del festival. La banda apuesta desde el inicio por una lista de temas potentes, con “¿Qué podés dar?” y “Desaparecido”, mientras el cantante se pregunta “¿Dónde está Maldonado?”. La balada “Personalmente” es un bálsamo en un show cuya temperatura vuelve a elevarse con el binomio “Será” y “Si supieras”, para continuar así hasta el final con clásicos de la historia del grupo como “Sin hilo”, “Capitán América” “Esperando el milagro”. Para el final, llega el infaltable homenaje a Sumo con la también infaltable presencia de Fer Ruiz Díaz como invitado de Daffunchio y compañía, esta vez para una abrasadora versión de “El ojo blindado”.

Pasada la medianoche, el cierre del Día 1 queda a cargo de los uruguayos de La Vela Puerca, adoptados como propios desde sus primeras actuaciones en Argentina. Con la compañía de una gran cantidad de público que espera desde hace varias horas, Teysera, Cebreiro y los suyos se muestran relajados durante todo el show y recorren su extensa obra. Al igual que Las Pelotas, la banda opta por una lista de temas en donde las baladas (“Para no verme más” es una excepción) le ceden su lugar a un setlist enérgico que arranca con “El soldado de plomo” y alcanza su clímax en canciones como “Un frasco” o “Por la ciudad”, donde el grupo simplemente acompaña con la ejecución de sus instrumentos a la voz principal, en manos de miles de almas. La Vela también ofrece su tributo a Sumo con “T.V. Caliente”, y concluye la primera de las tres jornadas de festival a puro salto y alegría con “Llenos de magia” y “El viejo”.

La primera jornada del B.A. Rock resultó ser una muestra fiel, por un lado, del eclecticismo que caracterizó al movimiento en el plano musical durante cinco décadas (como muestra, Litto Nebbia actuando al mismo tiempo que Los Gardelitos, o Ricardo Soulé tocando luego de Las Pelotas), y por otro lado, de la convivencia pacífica entre diversos tipos de público, que disfrutaron a sus artistas preferidos y escucharon con respeto a los otros. La vigencia de la primera camada de músicos, el homenaje a quienes ya no están y el tono de denuncia que fue una marca registrada desde los inicios del rock en Argentina y que continúa en la actualidad, estuvieron presentes en un festival que hizo más de un guiño a sus anteriores ediciones, junto con un clima celebratorio resumido en la frase de Fernando Ruiz Díaz: “Al gran rock argentino… ¡¡¡Salud!!!”.   

TODAS LAS FOTOS