Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Barock 2017

El show debe continuar

Cronista: Juani Lo Re | Fotos: Anabella Reggiani

15 de Octubre, 2017

El show debe continuar

Babasónicos, Massacre, Los Pericos y Fabiana Cantilo continuaron con la segunda jornada del BARock 2017. También estuvieron Vitico y Willy Quiroga.

Que sí. Que no. Que tocamos. Que no tocamos. Con una grilla que parecía estar escrita con lápiz, los nombres que danzaron hasta el mismo día del festival fueron miles.

A las ausencias, por diferentes motivos, de Ricardo Iorio, el “Tano” Marciello y Héctor Starc, sumadas a la de Salta La Banca (la banda se bajó por las denuncias de abuso sexual que pesan sobre su cantante) se le agregaron las de Raúl Porchetto y León Gieco... ¡un día antes! 

Y Los Twist que iban y venían, finalmente jamás llegaron. Se anunció minutos antes de que arranque el Día 2 que la banda de Pipo Cipollati no tocaría, en una de las tantas desprolijidades que este festival tuvo.

Si bien las bandas que se presentaron no eran malas, sino todo lo contrario, la sensación de tener una “entrada en blanco” era notable para los primeros que llegaban. Pero con el festival en marcha, vamos a dejar las polémicas atrás y contar qué pasó en el Polideportivo Malvinas Argentinas con lo que más importa, la música.

Suban el volumen a 11

Raúl Porchetto, figura puesta del BARock de hace 30 años atrás, era uno de los que tenía que tocar en el escenario Signos, pero fue otra de las incontables bajas. Por diversas razones, este fue el escenario que menos gente convocó salvo por los headliners Fabiana Cantilo y Boom Boom Kid.

A las 17.30 horas, cuando el sol pegaba de frente, Los Tipitos brindaron un show cargado de canciones pop como “Apostar al Amor” y una pomposa versión de “Mujer Amante” de Rata Blanca.

Los que fueron a ver a Sig Ragga tuvieron que quedarse con las ganas. Tras dos canciones, el grupo abandonó el escenario por problemas técnicos. Amagaron a continuar pero les fue imposible. “No podemos tocar así, es artísticamente desprolijo”, se excusó el cantante Gustavo Cortés. En su cuenta de Instagram, la banda explicó que los motivos fueron internos y no tuvieron nada que ver con el festival. Esto dejó un inmenso bache que dejó al público con tiempo libre para chusmear otro escenario, o parar por un choripán en algún puesto de comida.

Boom Boom Kid subió el volumen a 11. Con una banda al borde del paroxismo, Nekro corrió, saltó, revoleó su ropa y hasta se arrancó la remera. Y sí, también surfeó sobre la multitud. El ex Fun People aturdió en “El Cateto sobre La Hipotenusa”, “Brick by Brick” y “Bad Influence”.

Fabi Cantilo subió a cantar minutos después de las 23 con una propuesta simple y concreta: cantar canciones que quedaron en el inconsciente colectivo de la gente. La ex Los Twist abrió con “La Tregua” y bailó provocativamente en “Cleopatra, la Reina del Twist”. Talentosa, carismática y llena de swing, Fabi parece tener un ángel aparte. Podrá equivocarse en las letras, por más que tenga un apuntador a mano, que su actitud compensará todo.

“Mary Poppins y el deshollinador” contó con coreografía con paraguas incluido. Las coreos de Cantilo están alejadas de los bailes osados de Lali Espósito. Son pasos de baile divertido que invitan a la gente a sumarse. “Ya fue” y “Nada es Para Siempre” cerraron un show entretenido para el público vintage que se acercó desde adentro del microestadio.


Lo que quiero es que pises sin el suelo

El escenario Artaud, ubicado en el microestadio, albergó las bandas más guitarreras y poderosas de la jornada.

Después de las ascendentes Tamesis y La Furia de Petruza, tanto La Naranja y Boff como Vitico se encargaron de revivir las mejores canciones de Riff y mantener viva la obra de Norberto “Pappo” Napolitano. “Ruedas de Metal” fue uno de los mejores momentos del set del Canciller, que también tocó clásicos como “No Obstante lo Cual” y “Que sea Rock” martillando su bajo con su típico movimiento tosco al tocar.

Fue un verdadero placer ver en el escenario a un exponente del BARock tradicional como Willy Quiroga. Si bien quiso presentar canciones nuevas como “El Misil”, el público más vintage enloqueció con “Jeremías pies de Plomo” y “Libros Sapienciales” de Vox Dei.

Massacre cerró el escenario Artaud a las 20.15 horas con su estilo anarco-punk y Walas como anfitrión de la fiesta que incluyó mosh y objetos contundentes volando por los aires. La banda, que está celebrando 30 años dio inicio a su set con “Diferentes Maneras” de su EP debut Massacre Palestina (1989) y navegó hasta lo más nuevo con “Mi Amiga Soledad” de Biblia Ovni (2015). En honor al nombre del escenario y “al Dios Luis Alberto Spinetta”, el histriónico frontman cantó una versión punk de “Ana no duerme” de Almendra, grabada en la reedición de Aerial 13 (2013).

“Queremos decir que Los Twist son unos putos”, gritó Walas y cuando más de uno se estaba poniendo nervioso, agregó: “y los Massacre somos igual de putos que ellos”. “Mi Mami no lo Hará”, cerró un gran show de Massacre con gran parte del público corriendo para no perderse a Los Pericos en el escenario La Balsa.

No es sólo Rock N‘ Roll

La heterogeneidad del festival se vio claramente reflejada en el escenario La Balsa.
El Kuelgue entretuvo a cientos que se acercaron aunque estuvieron sobrios y contenidos. Menos verborrágico que de costumbre, Julián Kartún bailaba en “Bossa n’ People” y se convertía en el niño predicador en “Cristo es Marquitos di Palma”. Se despidieron anunciando que todos los jueves de Noviembre presentarán canciones nuevas en Niceto Club.

El Bordo arremetió sus guitarras distorsionadas a la mejor hora para tocar. Ante un buen puñado de gente ofrecieron lo mejor de su rock barrial con caciones como “En la Vereda de Enfrente” y “La Banda”. Los años no vienen solos y es notable la mejoría de Ale Kurz como el frontman de una banda que viene de llenar su segundo Luna Park hace un mes.

Siguiendo con el rock de guitarras, esta vez más cerca de los Rolling Stones, Guasones salió con la intención de mostrarle al público temas de su nuevo disco Hasta el Final (2017). Si bien hubo una buena recepción a “Espejo Roto” o “Infierno Blanco”, los de La Plata apostaron a una fórmula festivalera (“Reyes de la Noche” incluida) algo gastada. Para una banda que ya tiene sus años en la ruta, se esperaba un poco más que solo un show correcto. El estar cronometrados quizás les jugó una mala pasada.

Caso contrario es el de Los Pericos: sus hits son inoxidables e hicieron bailar a todo el mundo. “Entramos por la ventana del baño del quincho”, se rió Juanchi tras su broma beatlesca. Es en parte cierto, tras la abrupta baja de León Gieco, la banda de reggae entró de prepo en festival. “Runaway”, “Jamaica Reggae” y “Home Sweet Home” bastaron para que gente de todas las edades se diviertan en 45 minutos de show.

El show de Babasónicos cerró el Día 2. Su show fue hipnótico y psicodélico. Pueden inflar el pecho y decir que lo que hacen no se parece a nada de acá. Con un soberbio juego de luces, los acordes de “Natural” fue un soft-starter acompañada de una voz fantasmal de fondo. A los pocos minutos, Adrián Dárgelos se personificó en escena y con sus movimientos exacerbados cantó “Sin mi Diablo”.

Con un look de Gaucho-Chic, el cantante avisó que es la despedida del formato “Desde Adentro - Impuesto de Fe/Repuesto de Fe” pero que nuevo material saldrá a la luz pronto. “Soy Rock” y “El Loco” son clásicos suenan en un repertorio con viejas, nuevas y rarezas. Con los años, Diego Uma se transformó en un gran instrumentista, que va desde la guitarra, la percusión y los teclados contagiando a la gente con simpáticos pasos de baile.

Promediando el final, el tándem "Zumba / Yoli / Viva Satana / La Roncha” transformó el predio de Malvinas Argentinas en una gigantesca rave. “Nos vemos en Marzo”, de despidió Dárgelos, con un halo de incógnita de si será un show en vivo o una nuevo álbum de estudio.

Con una previa llena de rumores, subas y bajas de último momento y una grilla variada en géneros y estilos, pasó el Día 2 del BARock, un festival tradicional que busca redefinirse en los tiempos que corren.

 

TODAS LAS FOTOS