Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Helloween

El heavy metal es la ley

Cronista: Fernando Canales | Fotos: Luciano Bassano

02 de Noviembre, 2017

El heavy metal es la ley

Dr. Stein los juntó !Están vivos y unidos!

La relaciones humanas dentro de las bandas siempre fueron un tema delicado: peleas, rencores, egos, dinero; una combinación que casi siempre termina en problemas y con la obvia separación, que, en algunos casos da lugar a distintos tipos de reuniones: las sorpresivas (The Police), las esporádicas (Led Zeppelin, Pink Floyd), y otras más cantadas, como las de Judas Priest y Iron Maiden. Pero la vuelta de Helloween con sus integrantes originales es especial, porque nadie se imaginó jamás que Michael Weikath -guitarra- y Michael Kiske- voz- iban a limar sus asperezas después de 20 años sin hablarse. Y porque ningún miembro estable de la banda dejó su lugar, conviertiendo a Helloween en un actual monstruo de siete piezas, si sumamos ahora a Kiske y Kai Hansen -guitarra-.

El Bondi trató los detalles de la reunión en la entrevista con Weikath, por eso nos vamos a centrar en el show en sí mismo, que comenzó -como no podía ser de otra forma - con la siniestra intro de "Halloween", y con Kiske y Andi Deris -voz- alternando un verso cada uno en la letra y compartiendo armónicos en lo más alto de la escala. Se notaba en el aire que la noche iba a ser mágica, no porque el público estuviera disfrazado en busca de un dulce, o festejando la "Víspera de Todos los Santos", sino por la fineza del power metal alemán. Y la cosa pintaba bien después del abrazo entre los dos vocalistas.

Como si la reunión no fuera motivo suficiente para celebrar, los discos Keeper of the Seven Keys: Part I (1987) y Part II (1988) -biblias fundacionales del power metal- están cumpliendo 30 años. Por eso cuando Helloween dinamitó el Luna Park hablando de las criaturas creadas por "Dr. Stein", sumado a la positiva "I´m Alive", con Weikath y el retornado Kai Hansen fundiéndose en las melodías gemelas, la pintura estaba completa y la posiblidad de ver a las calabazas unidas, dejó de ser un sueño.

Con una escenografía, luces y cómicas proyecciones animadas que narraban una historia -quizás fueron demasiadas cortando el clima y la dinámica-, Helloween tuvo tiempo para centrarse en su lado más oscuro de la mano de la teatralidad de Deris, que interpretó cada tema con sus cuerdas vocales y con su cara, sumado a su español "De puta madre". Así, "If I Could Fly", "Are you Metal?", y "Waiting for the Thunder" tiñieron la fiesta de negro.

Los highlights no paraban. Kai Hansen tomó el liderazgo y el micrófono y con un medley arrollador conformado por "Starlight - Ride the Sky- Judas - Heavy Metal is the Law", simplemente tiró abajo las puertas de Jerikó. "Esta no es una canción para las chicas, es una canción para el corazón", decía Deris mientras bromeaba con Kiske, los dos sentados antes de masajearle el corazón a todos con la balada "Forever and One (Neverland), con el multitasking Sascha Gerstner a cargo de la guitarra.

"Este tema lo canté cuando tenía 18 años, pelo largo y rubio, parecía un mujer" aclaró el ahora pelado Kiske entre risas, antes de intepretar "A Tale That wasn´t Right", y dar paso al momento más sentimental de la noche cuando Dani Loble, se unió en un duelo de solos de batería con el video de Ingo Schwichtenberg -ex baterista quien se suicidó en 1995- tocando los dos a la par. Con la proyección de la placa "En Memoria de Ingo", el Luna expresó su cariño.

El epílogo estuvo a cargo de la velocidad, la nostalgia y las letras enérgicas (e inocentes), comenzando con la furiosa "How Many Tears" donde por primera vez en la noche, los tres prodigios vocalistas alternaron y compartieron melodías. Con "Eagle Fly Free", Kiske hizo volar a cada uno de los presentes, para después aclarar: "Ahora les vamos a tocar un temas de 15 minutos", y todos festejaron porque sabían que hablaba de "Keeper of The Seven Keys". Tras la ovación y los típicos cánticos, Kai Hansen se vio clamente emocionado.

Papelitos, globos naranjas y negros, y los hiteros "Future World" y "I Want Out" cumplieron con la deuda con sus fans después de un show de tres horas, alejadísimo de las acusaciones de playback que sufrieron al empezar la gira. Solo queda implorar que esta formación componga un disco entero. Por lo pronto, ya sacaron un single...

 

TODAS LAS FOTOS