Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Bicicletas

Siempre al ruedo

Cronista: Lucía Fernández | Fotos: Gentileza: Prensa

17 de Noviembre, 2017

Siempre al ruedo

Bicicletas presentó su nuevo disco, Dos lunas, en La Confitería: música para volar.

El rock espacial y psicodélico que caracteriza a los Bicicletas hace más de quince años reafirmó su magia sonora en un quinto álbum. Inspirado en el clásico de la literatura fantástica "La invención de Morel", de Adolfo Bioy Casares, Dos Lunas tuvo su esperada noche de presentación en La Confitería.

"Hace un montón que no tocamos en Capital. Qué lindo es verlos a todos acá. Vamos a hacer un montón de temas nuevos. Este se llama ‘Lobo‘", explicó Julio Crivelli (voz y guitarra) luego de que "La fiesta del zorro", también nueva, diera comienzo al show. La familia bicivoladora acompañó la novedad sin prejuicios pero la real complicidad de todos estos años se vislumbró por primera vez en la noche con "Buen Muchacho", del disco Magia Amor Locura Animal (2013) y "Pica pica", de Quema (2009).

Luego de alzar su vaso al público en señal de brindis, Julio anticipó: "Esta es una canción que desapareció, que nunca existió. La próxima vez la voy a tocar con la galera puesta", e interpretaron "El gran Houdini", track oculto del disco Quema. "La danza del hombre animal" y "Buey" retomaron el reciente disco para luego teletransportar al público al pasado con "Araña negra". El vaivén temporal continuó con "Mujer" y "Dos lunas", canción que da nombre al nuevo album.

Los clásicos no faltaron en la lista: las enérgicas "Número 1", "11 y 20", "Quema" y "Doce peces" se sumaron al viaje espacial para sacudir al público con las pasadas melodías que hasta hoy hacen vibrar con frenesí.

"Este es el momento en el que nos están por echar. Por favor pídannos otra, no dejen que nos echen", bromeó el vocalista de la banda anunciando el inevitable final de la fiesta. Los bises estuvieron a cargo de "Seis vueltas", "Ojos" (un gran clásico esperado por el publico) y "Desde arriba", otro tema nuevo.

El paso de los Bicicletas por La Confitería de Colegiales confirma la vigencia de su psicodelia. Porque, independientemente del paso del tiempo o la esporádica presencia en los escenarios porteños, el viaje bicivolador tiene su impronta y una vez que te subís a la nave aterrizar es imposible.

TODAS LAS FOTOS