Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Blues Motel

Déjalo sangrar

Cronista: Augusto Fiamengo | Fotos: Ayelen Martinez

19 de Abril, 2018

Déjalo sangrar

Blues Motel celebró los veinte años de su tercer trabajo de estudio, Un tajo en la oreja, con un potente show en el Teatro Vorterix. El grupo comandado por Gaba Díaz repasó también algunos de los clásicos de su extensa discografía ante su fiel público.

“Quizás hace veinte años este disco era una novedad. Hoy lo estamos revalorizando”, suelta Gaba Díaz tras una atronadora interpretación de “Tus minis”, uno de los catorce temas que componen Un tajo en la oreja. En esta retrospectiva que emprendió Blues Motel hace unos años, celebrando los aniversarios de publicación de sus primeros dos discos y tocándolos de punta a punta, el turno en esta ocasión es para su tercer trabajo, un conjunto de canciones que definitivamente representaron dos décadas atrás una clara ruptura con el camino que hasta ese momento había recorrido la banda oriunda de Tigre.

El comienzo del concierto en Vorterix es sencillamente arrollador, con un grupo que hilvana “Superficial”, “Zapatos” y “Mirá y no toqués” sin darle respiro a ese nutrido grupo de fans que combina a la vieja guardia con los que se incorporaron en los últimos años. Una generosa puesta de luces y la pantalla que proyecta distintas imágenes se convierten en un complemento visual interesante que acompaña las interpretaciones de Blues Motel. La veta acústica que caracteriza al grupo llega de la mano de “La chata”, una balada con cadencia stone en la que se destaca la ejecución de guitarra slide de Adrián Herrera, y la angustia de “Sin saber qué hacer”, con Gaba en guitarra.

“Baldosas flojas” y sus pasajes de psicodelia tal vez sea una de las demostraciones más claras de la etapa de experimentación por el que atravesaba la banda veinte años atrás, mientras que “Joven argentino” es un retrato crudo de la incertidumbre que sentían muchos de los que transitaban esa etapa de su vida a finales de la década del ‘90. En “No me sirve”, “Dorothy” y “Tratando de escapar” brilla la primera guitarra de Herrera, con solos que demuestran su talento y buen gusto, junto a la inspiradísima y ajustada performance de Maxi Larreta en batería, quien le aporta toda su solidez y frescura a cada una de las canciones que integran Un tajo… Con “Querés” y “Saquear la mente” Blues Motel cierra el recorrido del disco y la primera parte del show, con un público que canta, agita y se conecta con la propuesta y la entrega del grupo.

El pulso rockero de “Mirá cómo estás” abre el segundo tramo del show, con un Gaba Díaz que baila y no deja espacio del escenario sin recorrer, desafiando a sus compañeros a ir por más. “Está bien” mantiene la energía en alto y el maestro de la armónica Luis Robinson ofrece toda su sabiduría al servicio de una visceral interpretación de “Rock and roll en la carretera”. Con “Así están las cosas”, el grupo incluye en la lista de temas parte de Abrazo insomnio, su material más reciente, y el dueto imbatible que componen los clásicos “Dame magia” y “Ángel” le agrega todavía más calor y tono festivo al concierto.

“¿Vamos a seguir cantando, les parece?”, invita Gaba, que se calza la guitarra acústica en plan fogonero para darle paso a tres de esas canciones infaltables en el repertorio en vivo de Blues Motel: “Brujos”, “Hojas vacías” y “Es hora de volverlo a hacer”, con el común denominador del público apropiándose de las melodías para alentar al grupo de sus amores. El repetido “¡Vamos, vamos, Blues Motel!” del final no sólo demuestra el cariño y la identificación de los fans con la banda, sino que expresa también el agradecimiento por una noche en la que los músicos dejaron todo sobre el escenario para revisitar su obra y demostrar su vigencia, cerca de cumplir las tres décadas en la ruta.

En la noche del Teatro Vorterix, un espacio en el que Blues Motel evidentemente se siente cómodo, la banda desplegó una fuerza acorde al clima que sobrevuela su tercer disco, Un tajo en la oreja, y dejó en evidencia el gran momento que transita como grupo, con la suficiente solidez y oficio en vivo como para ofrecer un show contundente, que no conoce de altibajos y que permite disfrutar de una propuesta musical versátil y en donde las canciones son las primeras protagonistas.  

TODAS LAS FOTOS