Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Massacre

Massacre: 30 años y pilas para rato

Cronista: Maii Kisz | Fotos: Jorx Martinez

21 de Abril, 2018

Massacre: 30 años y pilas para rato

La skate band argentina pasó por Vorterix con la excusa de presentar su DVD Recuerdos al Futuro. Con poca alusión al material audiovisual y un gran repaso entre sus canciones, el grupo sigue pisando fuerte en la escena de rock alternativo.

El rock se convirtió en una muñequera de tachas, pero sin tachas”, dijo Walas desde el escenario del Vorterix y advirtió: “Que no nos pase”. La historia de la banda es extensa y las experiencias en el mundo de la música tras ocho discos y tres EP son innumerables. La perspectiva, indudablemente, es que sean muchos años más tratando de ser, como dijo el cantante, entre conflictuaditos y felices.

Con la excusa de festejar el lanzamiento de su primer DVD, Massacre se subió al escenario del teatro ubicado en Colegiales la noche del sábado 21 de abril. Aunque las referencias al material audiovisual fueron escasas, la skate band se apropió del lugar por más de una hora y media. La lista de canciones fue desde hits como "La octava maravilla" hasta "Nuevo día". Con muchos matices como "Luna elástica", "Plan B" y "Niña Dios".

A Massacre, hace tiempo el under le queda chico, pero no por eso pierden el reconocimiento y la cercanía con el público, entre quienes se encontraban dos recién casados a los que Walas felicitó desde el micrófono.

La franja etaria de quienes se encontraban en el lugar fue muy variada, lo que se explica por la amplia trayectoria de la banda. Chicos de 15 años yendo por primera vez a un recital y gente más grande, de las primeras épocas de la banda. Quienes se encontraban en el centro del Vorterix alteraban el pogo con un mosh en el que levantaban a alguien y lo pasaban de mano en mano, paseándolo por todo el centro del teatro. Esto lo hicieron siempre de manera respetuosa con quienes se encontraban mirando el show tranquilos.

Al parecer hay Massacre para rato, lo que no hay son pilas para que la pistola de plástico prenda las luces. Tras intentar varias veces, Walas se tomó un tiempo y contó la historia del juguete: “La compramos en una juguetería de Coto hace cinco años”, comentó y agregó que justo ahí se había quedado sin energía para funcionar. “Que esto no sea un signo de nuestras vidas, busquemos la manera de recargar pilas”, pidió finalmente y mientras terminaba de afirmar lo necesario que resulta que no se nos acaben las energías a los seres humanos, se cambió la capelina negra que tuvo desde el principio del show por un el sombrero de época con volados blancos. Signo indudable de la siguiente canción: "Tanto amor".

La identidad en la puesta en escena estuvo lograda de manera minimalista a través del vestuario y los objetos característicos de Massacre: camisa a cuadros para Walas y dos cabezas de maniquí con peluca sobre los parlantes. La muñeca llegó al final del recital para "Mi mami no lo hará". En la parte de atrás del escenario, una pantalla proyectaba imagenes que bien podrían pertenecer al movimiento artístico de principios de los 60´ llamado neo dadaismo. Utilizando la multiplicación de la misma figura en recuadros, juegos de alteración de colores y de formas e intercambio de los lugares lógicos de las cosas. A eso se le sumó la intensa energía que la banda sostiene y transmite hace tres décadas porque, como dijo Walas: “Massacre está vivo. Ni Hermiones, ni maléficas lograron destruirlo”.

El prometido DVD que se presentaba esa noche es el recuerdo del show en obras el 23 de septiembre que fue filmado con 14 cámaras, pero recién estará disponible en todas las disquerías del país a partir del 18 de Mayo. El nombre del material, Recuerdos al Futuro, se pudo ver en la pantalla ubicada en el escenario en varios momentos del show.

Definitivamente, innovar es siempre una gran motivación para avanzar. Por eso sacar un primer DVD tras 30 años de trayectoria resulta renovador tanto para la banda, como para el público. Del mismo modo, la presentación del material resulta un nuevo motivo para subirse al escenario, juntarse y disfrutar del rock alternativo.

Walas cerró el show, tras tocar más de una hora y media aludiendo a su nombre original: “Es Massacre Palestina”, dijo y dejó más claro que nunca que la esencia que alguna vez los unió en la música sigue vigente a pesar del paso del tiempo.

 

 

TODAS LAS FOTOS