Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

La Negra Nieves

Arte y rebelión es lo que nos queda

Cronista: Augusto Fiamengo | Fotos: Gentileza: Prensa

13 de Junio, 2018

Arte y rebelión es lo que nos queda

En el marco del ciclo “Radar Música”, La Negra Nieves se presentó en el Centro Cultural Recoleta. El combo femenino de funk y soul repasó las canciones de su primer disco y mostró nuevas composiciones.

Foto: cortesía Jà Ant

El show encuentra a La Negra Nieves en uno de esos momentos especiales para toda banda, que combina pasado, presente y futuro: la “despedida” en vivo de su primer disco homónimo, y la preparación del siguiente trabajo, que cuenta con el reconocido músico Mariano Otero como colaborador en la producción.

Como un guiño del destino, el grupo se dispone a tocar mientras el mismo día se debate en el Congreso de la Nación el proyecto de ley que despenaliza la práctica del aborto en Argentina. Los pañuelos verdes que llevan consigo cada una de las nueve integrantes de este combo- que sube a escena para convidar su receta de funk, soul y otros ingredientes- dejan en claro, además de sus convicciones, que se trata de una noche donde las sensaciones se entrecruzan y están a flor de piel. Una noche en que el arte y la lucha caminan de la mano.

Así lo manifiesta Flor Asteggiano, cantante de la formación, en el primer tramo del concierto: “Como mujeres, somos conscientes del momento histórico que estamos viviendo y queremos dedicar este show a todas nosotras, y también a las que no tienen voz, a las que ya no están y a las que vendrán. Celebramos hoy la unión y el empoderamiento, festejamos la mutación de significados, las miradas cómplices y la sororidad. Hoy también conmemoramos la trama de nuestras manos unidas (…) Gracias por escucharnos y por estar presentes”. La buena cantidad de público que se da cita en el lugar responde con un cálido aplauso, y la música se ofrece como un antídoto para mover el cuerpo y olvidarse de las bajas temperaturas en uno de los días más fríos del año en la ciudad.

El grupo cumple con lo prometido, y desanda el camino de su primer disco con la agradable “Estás como querés”, seguida de la energía desbordante que propone “Aspiradora”, con una gran labor de la sección de vientos que componen Daniela Haikins en saxo tenor, Sofía Salvo en saxo barítono y Shirly Pinsky en trompeta. La placidez de “Asterisco” permite disfrutar de la guitarra de Luciana Torfano, quien comanda al grupo a través de finos fraseos y solos, y del caudal vocal de Asteggiano, quien demuestra además una inmensa capacidad para ajustar su interpretación a la propuesta de cada tema.

La cálida intro de “2:24:40” da paso a una poderosa base de funk que construyen Mariana Diéguez en batería y Raquel Antruejo en bajo, mientras Florencia Mur se desata a puro golpe de tambor. La calma retorna con la historia de encuentros y desencuentros que propone “Días de soul”, con un bello solo de trompeta a cargo de Pinsky, mientras “Albur” pone en primer plano el saxo de Haikins y las texturas que aporta Valeria Tubert en teclados, en una canción que por momentos adopta una intención certeramente rockera.

“En el living”, el tema que cierra el primer disco de La Negra Nieves, pone a todos a bailar arriba y abajo del escenario, con Asteggiano improvisando sobre el toque contundente de la batería de Diéguez y la guitarra machacante de Torfano, mientras Mur recorre su set de percusión con destreza y buen gusto. Como un claro gesto que evidencia los tiempos que atraviesa el grupo, el tramo final es dedicado a nuevas composiciones: “Fleco lunar”, “Todo lo que quieras”, con una inspirada labor de Torfano en guitarra y el aporte de la sección de vientos, y “Sé”, permite por un lado arrimarse a algo de lo que se prepara para el próximo disco, y por el otro cerrar una noche de ésas que, por diferentes motivos, un grupo difícilmente olvida.

A horas del comienzo de un nuevo Mundial, y con frases y metáforas futboleras reproduciéndose a toda hora y en todo lugar, hay una que bien podría adjudicársele a La Negra Nieves: sabe a qué juega, y lo hace en equipo. Bajo esas premisas, sólo queda disfrutar y dejarse llevar por la música de un grupo que pisa firme en el terreno del funk y el soul, y que a partir de allí toma impulso para recorrer otros paisajes estilísticos, apoyado en el talento de sus integrantes y en la sana ambición de lograr un sonido propio ubicando lo colectivo por encima de todo.

Con un auspicioso primer disco bajo el brazo, que se escuchó íntegramente en la noche del Centro Cultural Recoleta, las integrantes de La Negra Nieves celebraron su arte, su lucha y su femineidad, y dejaron la vara bien alta de cara a la publicación de su segundo trabajo.  


   

TODAS LAS FOTOS