Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

The Toy Dolls

Tres muñecos punks en Flores

Cronista: Maximiliano Novelli Frutos | Fotos: Daniel Prieto

16 de Agosto, 2018

Tres muñecos punks en Flores

Luego de casi una década los Toy Dolls se presentaron nuevamente nuestro país, en el marco de su gira sudamericana, con un Teatro Flores abarrotado.

La larga espera de los fans argentinos para ver al grupo inglés finalmente llegó a su fin en la noche del 16 de agosto, tras su última visita por estas latitudes en 2010. Para una banda de larga tradición punk rock, se eligió un lugar acorde en el porteñísimo barrio de Flores.

Con la energía que los caracteriza, se embarcaron en un tour que incluyó ciudades de Brasil, Montevideo, la capital argentina, Rosario, y por último, Santiago de Chile. Así, cierran una maratónica gira de siete fechas entre cuatro países, en menos de diez días. Posteriormente retornarán al viejo continente para continuar con recitales ya programados y empezar con los preparativos de celebración por su cuadragésimo aniversario, tal como adelantaron previamente a Revista El Bondi.

El soporte local estuvo a cargo de Expulsados, con su impronta ramonera que ya lleva un cuarto de siglo de historia, quienes prepararon el ambiente en tan sólo una hora para dejar lugar al trío formado por Michael “Olga” Algar en voz y guitarra -el único desde 1979-, Duncan “The Amazing Mr. Duncan” Redmonds en batería y Tom “Tommy Goober” Blyth en bajo.

Cuando los tres ingleses subieron al escenario fueron recibidos con el “Olé, olé, olé” del público y empezaron como fieras tras saludarlos con un simple: “¡Hola!”. Sonó “Fiery Jack”, de su primer disco lanzado en 1983, Dig That Groove Baby. Casi sin parar le siguieron “Cloughy Is a Bootboy!”, del álbum Wakey Wakey!, editado en 1989; y “Bitten by a Bed Bug”, de Fat Bob’s Feet, publicado en 1991.

El público festejó cada una de las canciones que pasaron a medida que avanzó la noche con pogo y mosh, que estuvieron presentes desde el primer acorde. Ese afecto también quedó plasmado cada vez que aquel dedicaba a los músicos “Olé, olé, olé”, lo que se repitió unas cinco veces entre los temas y provocó la sonrisa de los integrantes, claramente agradecidos por ese gesto.

Una característica distintiva de los Toy Dolls es el humor, la parodia y un nivel de energía que se mantiene constante durante todo el concierto. Esto quedó evidenciado, por un lado, cuando “Olga” empezó a quejarse que tenía mucha sed y le entregaron envases cuya etiqueta daba la pista de la siguiente canción: “The Lambrusco Kid” -registrado en Idle Gossip, de 1986-. Luego de recibir un botellón enorme de plástico, el guitarrista apuntó hacia la audiencia y disparó un montón de papelitos de colores.

Por otro lado, cuando el líder preguntó “¿Creen que me estoy volviendo muy viejo para esto?”, empezó una de una adaptación muy original de una de las piezas más conocidas del compositor clásico Johann Sebastian Bach, la instrumental “Toccata in Dm” (“Tocata en Re menor”), infaltable en las performances en vivo del grupo. Se afirmó así la gran destreza de Algar, Redmonds y Blyth en la ejecución de sus respectivos instrumentos.

Otro cover que se destacó en la extensa lista de canciones elegida para la ocasión fue “Wipe Out” de The Surfaris, versión editada en A Far Out Disc (1985). Tras un breve descanso para continuar con los bises, tocaron otro instrumental, piruetas con la guitarra y el bajo mediante, el tradicional himno góspel popularizado por Louis Armstrong, “When the Saints Go Marching In”. Finalizaron con “Glenda and the Test Tube Baby”, la enormemente ovacionada “Dig That Groove Baby” -ambas de su primer larga duración-, y por último, “She Goes to Fino’s”, su single debut publicado en 1980.

En poco más de una hora, pasaron 20 canciones de un conjunto que lleva casi cuatro décadas de trayectoria, donde su estilo, fuerza, humor y destreza musical se mantienen intactos. Quedó claro que todavía tienen mucho camino por recorrer y que existe una base muy sólida de fanáticos por estas latitudes.

TODAS LAS FOTOS