Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Palo Pandolfo y La Hermandad

Un paseo en el tren musical

Cronista: Fernanda Miguel | Fotos: Daniel Prieto

17 de Agosto, 2018

Un paseo en el tren musical

Palo Pandolfo repasó sus 30 años de música anticipando lo que será El Vuelo del Dragón, su nuevo disco en vivo.

Una falsa primavera invadió la ciudad y encajó perfecto en la noche palermitana del viernes. Casa Rock, la nueva guarida del circuito, le dio un marco redondo al encuentro.

Juan Rosasco en Banda apareció con un repertorio en el que prevalecieron las buenas canciones. Entre “El club de los hombres nuevos” y “Cuentos para coleccionar”, también hubo un momento para presentar temas como “Calabaza” que pertenecen a su nuevo EP Niebla de Otoño.

Más tarde NuestrocrimeN pasó con su compendio de temas bien directos al hueso, algunos de ellos pertenecientes a La tarea de ablandar el ladrillo (2015). El set navegó entre la oscuridad y la visceralidad, con una base que invita a escuchar con atención para no perderse ningún detalle.

Pasada la medianoche, se hizo presente Palo Pandolfo con su banda La Hermandad, -compuesta por Federico Gil Solá en batería; Alito Spina en bajo; Mariano Mieres en guitarra; y Gerardo Farez en teclados- para darse una vuelta por Don Cornelio y La Zona, Los Visitantes y algunas canciones de su parte solista. De esta forma, mostró un poco cómo va a ser El Vuelo del Dragón, el disco que grabó en vivo en el Teatro Margarita Xirgu en el mes de junio y que estará disponible en los próximos meses.

La melancólica “Auto Unión” de Espiritango (1994), se paseó por “Virgen” y la arrasadora “El leñador”, ambas de su etapa en solitario. Con “Tazas de té chino”, de Don Cornelio, llegaron los primeros cánticos al estilo cancha, porque es casi imposible no hacerlo con ese estribillo que continúa navegando en la cabeza durante un largo tiempo: “Una vitrola a gogó, tocando y tocando...”.

La nostalgia estaba servida. El público, que en su mayoría pasaba sin tapujos los 35/40 años, parecía levitar en temas como “Paloma”, “Tapa de los sesos” o “Cenizas y diamantes”. En ese clima, Palo tuvo momentos de mucha interacción, con anécdotas y chistes en su verborragia característica.

“Ella vendrá” empezó a marcar el final y el paso frenético siguió con “Tanta trampa” y “Sapo sapo”. Ante los primeros acordes de “Estaré”, el público transformó a Casa Rock en una especie de boliche en el que no quedó nadie sin bailar ni cantar, marcando un cierre increíble lleno de color y alegría.

La buena energía de Palo Pandolfo arriba del escenario parece no acabar nunca, como tampoco sus ganas de componer nuevas canciones que revelan que su espíritu de trovador sigue vigente. Pero además, a contrario de otros artistas, Palo nunca abandonó sus viejos temas, sino que los adaptó a su nueva etapa. Todo esto -más la inclusión de una banda potente como es La Hermandad- hace que cada uno de los shows tengan un condimento especial para guardar y se conviertan en un verdadero tren musical.

TODAS LAS FOTOS