Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Attaque 77

Un Attaque Anti Bush

Cronista: Gentileza: Jose Alberto Ferrentino | Fotos: Beto Landoni

19 de Diciembre, 2005

Un Attaque Anti Bush

Bajo el lema: “Por la paz, el trabajo y la cultura de los pueblos”, Attaque 77 y distintas bandas de Ibero América se presentaron en Ferro para poner de manifiesto su antipatía hacia George Bush y otros exponentes con nefastas ideologías políticas

Eran las cinco de la tarde cuando en las inmediaciones del estadio Ferro Carril Oeste se divisaban algunos claros en el cielo, frente a las grises y opacas nubes que acechaban la realización del festival anti- bélico.

La densa lluvia que había caído minutos antes, producía hordas de barro por doquier y así, con distintos factores contrapuestos salió al escenario la banda brasilera 88Nao.

Los integrantes se dedicaron a tocar en un “portuñol” bastante mediocre, temas de la banda argentina, Attaque 77, y a saludar y agradecer al poco público que se encontraba presente.

Inmediatamente después de finalizar el primer mini recital, se hizo presente la banda “Inyectores” del Perú, con el anuncio del cantante y guitarrista de Attaque 77, Ciro Pertusi diciendo: “A mi parecer, ustedes están es presencia de la mejor banda de Perú”. Realmente, me sorprendió para bien la actuación de la banda peruana. Por más que el punk no sea difícil de tocar, hay que saber hacer sonar bien los instrumentos (y tener un buen sonido que te respalde), y ellos lo hicieron muy bien.

Dieron un recital de media hora y le dieron el lugar a la banda colombiana “Tres de corazón”. Con mucho énfasis se dedicaron a levantar al público – que todavía era escaso- y hasta se animaron a pedir un poco de pogo para contagiarse ellos mismos. Haciendo alusión a la dependencia que existente entre ellos con el país imperialista de América del Norte, el cantante se manifestó en contra con una remera que tenía inscripta la siguiente frase: “ No más reggaeton” y diciendo “nosotros también somos un pueblo sufrido”.

Pero como musicalmente dejaban bastante que desear, se dedicaron a repartir adhesivos con el logotipo de la banda e inclusive arrojaron remeras y hasta algunos discos de ellos.

Siendo las seis y media de la tarde, y con el sol...si si, el sol en Ferro (que cambiante el tiempo, ¿no?), hizo su aparición “Fiskales Ad Hoc”, una banda chilena con demasiados integrantes sobre el escenario, pero muy poca entrega musical. Desafinaron en todo momento y el cantante se quedaba sin aire durante varios pasajes de las canciones, ergo, era casi imposible entender lo que trataban de expresar sobre las tablas.

Pero pasaron los “Fiskales ” y llegó la alegría al verde césped de Ferro, porque 11 tiros, la banda uruguaya se hizo presente y desbordó de placer y emoción a la gente que allí estaba. Con un estilo muy similar al de “La Vela Puerca” pero con identidad propia se vivió el momento más festivo de toda la tarde.

Sobre el escenario estaban los integrantes y adosados a los costados el percusionista y los “vientos”, además del cantante, que se dedicó a bailar, saltar, cantar y delirar al público con sus elocuentes movimientos. Algunos espásticos, otros al estilo Michael Jackson. De todas maneras fue la banda encargada de encender la cuenta regresiva de la bomba que detonó Attaque en el festival Anti Bush.

Cerca de las ocho de la noche, 11 tiros se despidió en medio de una ovación generalizada, producto del contagio uruguayo, que cada vez conquista más y más el fervor argentino.

Y como banda soporte, muy anunciada por cierto, sonó Reincidentes de España. La banda oriunda de el Estado de Sevilla se presentó para tocar en contra de Bush, Aznar, Blair y otros tantos déspotas contemporáneos, además de aliados en la invasión a Irak.

Con una remera que decía “Me cago en la guerra”, los cuatro integrantes realizaron un show de una hora de duración en donde no obviaron la causa primera del festival y realizaron una bajada de línea política muy importante.

Tal es así que dieron lugar, luego del receso musical, a una de las encargadas de la lucha en contra del cierre del Hotel B.A.U.E.N, quien expresó su agradecimiento a la banda por realizar causa común con ellos y para cantar y contagiar al público al rito de: “Seguridad a los trabajadores y al que no le gusta se jode, se jode .”

Si me detengo tanto en contar esto, es para resaltar la carga emotiva y política y no musical, porque el nivel musical fue bajísimo. No discuto la capacidad de los músicos, pero a nivel banda son realmente muy pobres.

Pero cerca de las diez de la noche, y con unas tres mil quinientas personas, aproximadamente, Attaque 77 subió al escenario y con el tema “El cielo puede esperar” dio inicio al recital, que duró alrededor de una hora y media. La banda de Flores se mostró afín con la causa emprendida y agradeció a la gente por haber aportado su solidaridad.

Pero el show continuó y en medio de una eufórica ronda de pogo, tocaron el tema “El cuarto poder ”, que hace referencia a la manipulación y la sugestión de la información de los medios de comunicación para con el común de la gente.

En el tema “setentistas” -que hace referencia a los denominados cordobazo y rosariaso en la década del setenta, que hablan de represión y enfrentamientos entre civiles y policías- los obreros de la fábrica Zanon ubicada en la provincia de Neuquen y los ya mencionados trabajadores de hotel B.A.U.E.N, se mostraron en el escenario para cantar y mostrar sus deseos de progreso en el país.

Tambíen, Attaque, se dedicó a tocar temas referidos a la política ( fueron varios los temas que sonar de fondo) y a cantar sus viejos éxitos como “ Espadas y serpientes” y “Chicos y perros”.

Si bien el cierre del recital se dio con el tema “Neo Satán ” referido a nuestro ex presidente Carlos Saúl... se vivó un momento de fiesta con su antecesor que fue ni mas ni menos que “Donde las águilas se atreven”. Allí se hicieron presentes todas las personas antes mencionadas (sisi... las bandas, los del hotel y los de Zanón. Ah, también, los vecinos de los edificios que dan a la calle Avellaneda...estaban todos invitados) y cantaron el tema desfasando ciertos tramos pero con mucho ímpetu. Será por eso que se llevaron todos los aplausos del público.

Attaque y el resto de las bandas se unieron para cantarle a la burocratización, al hambre y a los pueblos en sí. El resultado fue satisfactorio, la gente se mostró conforme y encima se pudo disfrutar de siete bandas al módico precio de $25 la entrada...una ganga.
TODAS LAS FOTOS