Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Valle de Muñecas

La llave de los días mejores

Cronista: Fernanda Miguel | Fotos: Daniel Prieto

19 de Octubre, 2018

La llave de los días mejores

Valle de Muñecas celebró sus 15 años en el ciclo Rebeldes, Soñadores y Fugitivos junto a Flopa Lestani, quien presentó parte de su nuevo material.

Este ciclo se ha convertido en una especie de refugio anti bomba mainstream. También, en una suerte de caja musical que se compone por los gustos del periodista Eduardo Fabregat, maestro de ceremonias. Y los gustos no son un simple capricho: la elección de quienes pisan el ciclo responden a una calidad musical con la vara bien alta, en la que la variedad es amplia y no defrauda. Y en tiempos de macrisis, un evento como este es una verdadera proeza.

A las 22:30 Flopa Lestani encendió la mecha de una noche en la que los acordes pegaron directamente en la nuca para sacudir cabezas. Junto a una banda impresionante que arma para diversas ocasiones, -Federico Ghazarossian en bajo; y los Valle Manza y Lulo Esain en guitarra y batería respectivamente-, la cantautora deslumbró con un set que incluyó temas como “La chispa”, “Nada entre manos” y “No queda más”, que forman parte de 5 Finales para un mismo cuento, un EP poderoso lanzó este año.

No faltaron a la cita temas como “Abrazo impacto” y “Debajo del Álbum Blanco”, del ecléctico trío Flopa-Manza- Minimal. La vibrante voz de la artista y la fuerza de las melodías se notaron en todo los rincones del Caras y Caretas, aún con las butacas de por medio.

Más tarde, el dúo de hermanos Esaín se volvió a repetir, pero para esta ocasión Manza fue la voz y junto a ellos subieron Mariano López Gringauz en bajo y Fernando Blanco en guitarra. Y así, Valle de Muñecas arrancó su recorrido con “Sábados”.

"1.000 kilómetros”, junto a “La soledad no es una herida”, de El final de las primaveras (2015) y La autopista corre del océano hasta el amanecer (2011) respectivamente, afilaron a los espectadores con letras pegadizas y sentidas.

Los 15 años de la banda llegan con una solidez que realmente impacta y un sonido propio, de esos que hacen falta para acallar esas voces que dicen que ya no hay nada nuevo bajo la esfera del rock, pero que tampoco salen a buscarlo. ¿Habrán escuchado Valle de Muñecas alguna vez?

Flopa volvió pero esta vez de invitada para interpretar “Mil formas de estrellarme” y “Dejadez”, repitiendo la fórmula junto a Manza en un mismo escenario, algo que siempre es digno de ver y escuchar.

“Tormentas”, en su versión poderosa lejos de la de la publicidad, fue la encargada de ir promediando el show, junto con “Gotas en la frente” y un puñado de canciones que completaron los bises y el aplauso infinito del público agradecido.

Pasó otro ciclo de Rebeldes, Soñadores y Fugitivos y, como en cada edición, dejó esas ganas de salir a escuchar y redescubrir bandas que no suenan en todas partes, pero cuyas melodías se abren paso en esa caja musical que todavía tiene mucho para dar.

TODAS LAS FOTOS