Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Mustafunk

El torbellino funktástico

Cronista: Maximiliano Novelli Frutos | Fotos: Gentileza: Prensa

03 de Noviembre, 2018

El torbellino funktástico

Mustafunk presentó oficialmente material fresco en un Teatro Flores abarrotado.

Mustafunk invitó a una multitud el pasado 3 de noviembre para festejar, saltar y vibrar con su Culo, nuevo trabajo discográfico, como así también repasar canciones más viejas. Fue en el Teatro Flores donde se instaló la máquina propulsada con nafta funk, cuya fuerza estaba diseñada para volarle la peluca a todo aquel que se cruce en su camino.

Cuando las ansias del público empezaban a hacer ebullición, el conjunto de Paso del Rey apareció en un escenario preparado especialmente para la ocasión. El decorado con asteriscos gigantes, tal como la tapa de su flamante trabajo -no es necesario hacer más paralelismos-, una pantalla con proyecciones, personal que filmó la previa y todo el concierto -lo que evidencia una futura edición audiovisual-, sumado a un teclado, percusión y vientos completaban el set que auguraba una verdadera fiesta.

Sin banda soporte, el primer acorde de “Corpiños para hombres” encendió el pogo inmediatamente y le siguió “Mr. Lewis”, publicado en su primer LP, Salpica (2013). Un viaje a su pasado discográfico continuó luego de que suene “Mastodonte y Guachinazo”, también de su último disco, sin faltar oportunidad para seguir mostrando más temas de los nuevos.

La música fue imparable, una dosis de funk en cantidades industriales fue administrada con tan sólo tres discos. Otras pistas de su novísimo -y extenso- trabajo que también se destacaron fueron “Walter Mateyco”, “Chicharrón de papa”, “Fuck It” y “Mi Hendrix”, que cierra con la guitarra fraseando las primeras notas del “Himno Nacional Argentino”.

Además hubo tiempo suficiente para rescatar exponentes de su predecesor, Laboro Chamanik (2016), tales como “Ópera”, la ovacionada “Yogurt”, “Mambo negro” y la pesada “Turviolencia”, entre muchas otras. Es que entre su primer EP autotitulado y lanzado en 2012, sumado al lanzamiento posterior de los tres LP’s ya mencionados, más un álbum de inéditos -Lados G, de 2017-, el grupo posee un impresionante repertorio que le permitió darse el lujo de revisitar casi toda su historia en algo más de dos horas.

La devoción de los y las presentes, quienes interpretaron el “hit del año” originado en el verano pasado, potenció el ambiente festivo que se conjugó perfectamente con la energía inquebrantable de Martín Pedernera en la voz, como con la impecable destreza en cada uno de los instrumentos ejecutados por los/las artistas que lo acompañan. La máquina casi no se detuvo, cuando ya habían sobrepasado las 30 canciones. Todo lo contrario, tocaron otras tres de su actual registro: “Clona ese punk”, “Mayonesa de ave” y la poderosa “¿Hay ron Maiden?”.

Después de una larguísima lista, hubo espacio para un solo bis, “Juan”, de su primer LP. La felicidad desbordó y se selló un recital antológico que marcará definitivamente la historia de la banda.

El quinteto dio cátedra funk en la ya clásica sala de Rivadavia y Pergamino, con un registro cuyas fuerzas interpretativas y creativas -esa mezcla notable que no abandona el nervio intrínseco del rock- quedaron perfectamente plasmados en vivo y transformaron radicalmente la experiencia que se escucha en las grabaciones de estudio. Los y las fans enfatizaron reiteradas veces el cariño hacia el grupo, elementos que dan cuenta del crecimiento exponencial que tuvieron desde su fundación, a principios de 2009, y que, con un trabajo recién estrenado, todavía tiene mucha más proyección.

TODAS LAS FOTOS