Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Solid Rock Festival

Alice in Chains y Judas Priest: Grunge y Metal solificados

Cronista: Ive Brunello | Fotos: Gentileza prensa

04 de Noviembre, 2018

Alice in Chains y Judas Priest: Grunge y Metal solificados

Las dos bandas internacionales, íconos en sus tiempos, encabezaron el Solid Rock Festival frente a una multitud que copó el Microestadio de Tecnópolis.

Luego de los sets de Humo del Cairo, Helker, ON-OFF y Black Star Riders, el plato fuerte de la noche llegó a Tecnópolis de la mano de las dos bandas icónicas que encabezaron el Solid Rock Festival. Primero fue el turno de los estadounidenses Alice in Chains, quienes con un nuevo cantante ya desde hace un largo tiempo, siguen adelante llevando en sus hombros el legado que supo construir su ex líder y cantante Layne Staley.

Más de un fanático de Judas Priest se sorprendió con la potencia y energía brindada por los nacidos en Seattle. Es que seguramente su plan nunca fue comprar una entrada para ver a una banda de grunge de los ´90 siendo un metalero ortodoxo de la vieja escuela. Pero asi se dio, en el marco de un festival que no decepcionó a sus presentes.

El grupo ahora liderado por la voz de William DuVall y la infaltable guitarra y coros de Jerry Cantrell, tocó un poco más de una hora en la que comenzaron con sus nuevos hits “Check my Brain” y “Never Fade”. También se escucharon “Reinier Fog” y “Hollow”, dos temas del nuevo Alice in Chains.

Pero claro que no podían dejar de lado las canciones que llevaron a la banda a los más alto del grunge y a ser uno de los grupos más importantes del género. Primero sonó “Them bones”, seguida por “Dam the river” y más tarde la melancólica y profunda “Nutshell”. El festival ya se ponía a tono y empezaba a sacudir las cabezas de los que coparon el campo con “No excuses”, “We die young”, “Angry chair” y la infaltable “Man in the box”.

Para el encore volvieron a su etapa actual con “The one you know” pero rápidamente hicieron un salto a su etapa de gloria noventosa con “Got me wrong”, la potente “Would?” y el cierre con “Rooster”.

La noche estaba lista para la apuesta final: el grupo inglés Judas Priest con Rob Halford a la cabeza salió al escenario con “Fire power”, “Running wild”, “Grinder” y “Sinner”. Un público totalmente exaltado formando círculos para enfervorizar el pogo aplaudió y celebró cada aullido de cantante, especialmente cuando llegaron los clásicos como “No surrender” y “Turbo lover”.

El decorado en el escenario y la pantalla con imágenes de fuego coincidían con la propuesta de la banda y la euforia del público: “Rising from ruins”, “Freewheel burning” resonaron por el micro estadio junto con una de las más aclamadas de la noche como “You‘ve got another thing coming”.

Una mención especial merece el vocalista que pese a sus 67 años mantiene una voz intacta y unos agudos únicos en la historia del metal, sumado a su carisma e interacción con el público. La euforia de la gente se hizo presente otra vez con “Pain killer” y “Electric eye” hasta llegar a su punto cúlmine con el clásico “Breaking the law”.

Alice in Chains y Judast Priest, dos de las bandas más influyentes en sus estilos, dieron un espectáculo único uniendo a dos generaciones que supieron rockear en los ´80 y ´90. No faltaron los clásicos como tampoco los temas más actuales de dos grupos vigentes a pesar del paso del tiempo y nuevos integrantes en las formaciones. Un estadio de Tecnópolis repleto fue testigo de eso.

TODAS LAS FOTOS